Usos desconocidos de la toxina botulínica

usos toxina botulínica

La toxina botulínica es un producto ampliamente conocido y muy utilizado en medicina estética por sus buenos resultados. La zona donde más se aplica es en el rostro, como tratamiento antiaging. Es decir, para tratar o prevenir las arrugas faciales. No obstante, existen otros usos de la toxina botulínica muy interesantes y que poca gente conoce. Son los siguientes:

Uso de la toxina botulínica como tratamiento de la hipersudoración

Una de estas indicaciones es el tratamiento de la hipersudoración o hiperhidrosis. Está indicado en esas personas que sudan mucho, incluso llegando a manchar la ropa. Esta afección suele crear una gran inseguridad en las personas que la sufren, además de la incomodidad de tener siempre las manos o los pies mojados. La toxina botulínica trata la hipersudoración mediante inyecciones en las zonas donde hay este exceso de sudor, ya sea en las manos, en los pies o en las axilas.

Tratamiento de la sonrisa gingival

Otra indicación desconocida de la toxina botulínica es el tratamiento de la sonrisa gingival. Se trata de esas personas que al sonreír muestran mucho las encías, con un efecto en muchos casos poco estético. Este problema también puede ser tratado mediante la toxina botulínica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.