Cirugía Contorno Facial


Introducción

Cirugía del Contorno Oseo Facial

Para una adecuada estética del rostro y su correcta funcionalidad es necesaria una correcta estructura ósea facial.

La estructura de los huesos faciales puede presentar alteraciones que pueden comprometer no sólo la estética del paciente si no también su funcionalidad.

La cirugía del contorno óseo facial está indicada en pacientes de reasignación de género y también en aquellos pacientes que debido a un traumatismo o tratamiento quirúrgico previo, desean mejorar la estructura de los huesos faciales como la mandíbula, el mentón, la frente, los pómulos o la región de los ángulos mandibulares.


Tiempo de intervención

1 - 2 horas

Cama

1 noche

Recuperación

1 semana

Anestesia

local con sedación o general

Efecto

1 semana

Resultados

Permanente


¿En qué consiste?

La cirugía del  contorno óseo facial es una cirugía que busca corregir y armonizar la estructura facial  mediante la corrección de la posición de aquellas estructuras que no son simétricas, o bien presentan un tamaño o forma que no va en armonía con el resto de la estructura facial, así como con el género del paciente.

Entre las cirugías del contorno óseo facial se encuentran:  la cirugía del remodelado de la frente, la cirugía de los pómulos, el reborde orbitario o la mentoplastia, cirugía cuya finalidad es corregir mentones asimétricos o bien con un exceso o defecto en su proyección facial.

Así mismo cualquier asimetría en la forma y tamaño de la mandíbula es tratada de forma personalizada mediante cirugía maxilofacial. Una de las cirugías más destacadas es el remodelado mandibular para  corregir  la forma y pérdida de definición de los ángulos mandibulares. El remodelado se realiza mediante la colocación de hidroxiapatita, un material que se engancha al hueso y aumenta su volumen, pero también podemos usar prótesis faciales personalizadas.

Para este tipo de cirugías normalmente el tiempo de ingreso es inferior a 24 horas y se realizarán con sedación o anestesia general dependiendo del tipo de intervención y cada caso particular.


Preoperatorio

Para un correcto diagnóstico es imprescindible una primera visita de valoración por parte del especialista en  cirugía maxilofacial de Clínica Planas.

Según el motivo de consulta se deberá realizar un TAC especifico.

Como en toda intervención quirúrgica, se requiere una evaluación por parte del anestesista y un examen preoperatorio para detectar cualquier posible anomalía que pudiera contraindicar la operación.


Postoperatorio

Por norma general  este tipo de intervenciones son de muy buena recuperación y con un resultado inmediato en la corrección de la forma de la zona tratada.


Beneficios

La cirugía del esqueleto facial permite corregir de forma personalizada en un sólo procedimiento quirúrgico, aquellos problemas relacionados con la estructura del rostro o la forma de los huesos de la frente, las órbitas, el mentón y área maxilar y mandíbular.


Acreditaciones Principales