Cirugía Ortognática


Tratamiento

Por una sonrisa atractiva por fuera y por dentro

La cirugía ortognática se denomina también "Ortodoncia quirúrgica" porque, al igual que un ortodoncista reposiciona los dientes, un cirujano maxilofacial utiliza la cirugía ortognática para cambiar de posición los huesos faciales (maxilar superior e inferior).

Por lo general se realiza en conjunto con la ortodoncia para que los dientes estén en la posición correcta después de la cirugía. El objetivo de la cirugía ortognática es la corrección de una amplia gama de irregularidades y malposiciones de los huesos faciales. Los beneficios incluyen una mejora de la capacidad para masticar, hablar y respirar. En la mayoría de los casos, también resulta mejorada la estética del paciente.

La cirugía ortognática se realiza mediante incisiones dentro de la boca por lo que no son visibles. La fijación de los huesos maxilares y mandibulares se realiza mediante la colocación de placas de titanio que en la mayoría de los casos no es preciso de retirar posteriormente. El período de recuperación postoperatoria oscila entre los 7 y 10 días en la mayoría de los casos, por lo que la cirugía ortognática no es contemplada de forma negativa.

Al igual que en la cirugía de implantes, actualmente disponemos de programas informáticos para poder realizar un tratamiento óptimo, con modelos estereolitográficos que simulan el esqueleto facial del paciente pudiendo realizar la cirugía programada en el despacho del cirujano oral sobre estos modelos, por lo que se aumenta la seguridad de la cirugía.

Es fundamental la coordinación entre el cirujano maxilofacial y el ortodoncista, dado que la secuencia de tratamiento se basa en la colocación de los dientes, las bases óseas maxilomandibular, análisis de la cara y las expectativas del paciente.

En líneas generales podemos decir que este tratamiento tiene tres fases, un tratamiento ortodoncico prequiúrgico, la cirugía y una fase final de ajuste oclusal que realiza el ortodoncista . El tiempo total suele ser de 1 a 2 años de tratamiento y es necesario esperar al término del crecimiento natural del organismo para realizar la intervención quirúrgica, periodo que oscila entre los 17-19 años.

El crecimiento desigual de los maxilares, la lesión o los defectos de nacimiento pueden producir problemas y síntomas que requieren evaluación y tratamiento por un equipo que incluye un cirujano oral y maxilofacial, un ortodoncista y a veces su dentista. En el diagnóstico y planificación de su cirugía ortognática el cirujano oral y maxilofacial y el ortodoncista trabajarán en estrecha colaboración.

El ortodoncista es responsable de mover los dientes para que se posicionen correctamente después de que hayan sido reposicionados los maxilares mediante la cirugía. Además, su dentista general es el responsable de mantener su salud oral antes, durante y después de su ortodoncia y tratamiento quirúrgico.

Indicaciones

Personas que potencialmente pueden beneficiarse de la cirugía ortognática incluyen aquellos con una mordida incorrecta y aquellos con discrepancias entre los maxilares. El crecimiento de la mandíbula es un proceso lento y gradual, y en algunos casos los maxilares pueden crecer a ritmos distintos, quedando en ocasiones una diferencia entre los maxilares que se traduce en una mordida incorrecta así como en una cara desproporcionada. El resultado puede ser una gran cantidad de problemas que pueden afectar a la masticación, el habla, la estética facial y la salud oral a largo plazo.

Mientras que la ortodoncia sólo puede corregir los problemas si únicamente se trata de los dientes, la cirugía ortognática es necesaria si los maxilares también necesitan cambiar de posición.


En qué consiste

Pasos de la cirugía ortognática

Ortodoncia prequirúrgica

La ortodoncia prequirúrgica moverá los dientes en una nueva posición, para que se encajen correctamente cuando los maxilares cambien de posición quirúrgicamente. Esta fase de ortodoncia prequirúrgica dura normalmente entre 6 y 18 meses.

Su cirujano maxilofacial le visitará cada 4 meses mientras dura la fase de ortodoncia. Durante este período la mordida entre los dientes del maxilar superior e inferior puede empeorar, sin embargo, cuando el cirujano oral y maxilofacial recoloque sus maxilares en la alineación correcta mediante cirugía los dientes también se colocarán en la posición adecuada. Después de la cirugía se suele precisar de ortodoncia final para "afinar" la mordida.

Preparación para la cirugía ortognática

Cirugía ortognática se realiza bajo anestesia general. Antes de la cirugía, usted precisará de un examen físico y la realización de analítica para asegurarse de que está en buen estado de salud general.

Su anestesista le informará del procedimiento anestésico adecuado para su caso y responderá a cualquier pregunta que pueda tener.

Procedimiento

El procedimiento quirúrgico de la cirugía ortognática dura de una a varias horas dependiendo de la cantidad y el tipo de cirugía que sea necesario.

Inmediatamente después de la cirugía se le trasladará a la sala de recuperación hasta que la anestesia general haya pasado su efecto.

Se le administrará medicación endovenosa para el control post-quirúrgico del malestar o dolor. La duración de la estancia puede ser de uno o más días.


Los beneficios

Los beneficios incluyen una mejora de la capacidad para masticar, hablar y respirar. En la mayoría de los casos, también resulta mejorada la estética del paciente.


Pre-operatorio

Antes de comenzar cualquier tratamiento se realizará una consulta inicial para familiarizarse y responder a cualquier pregunta que pueda tener. Es importante que comprenda que su tratamiento incluye la ortodoncia prequirúrgica, la cirugía ortognática y el postoperatorio.

Después de la consulta inicial se hará un examen completo con mediciones faciales, fotografías, radiografías e impresiones dentales.

También se tendrá un historial médico para asegurarse de que no hay ningún problema de salud que podría interferir con la cirugía o la administración de la anestesia.

Basándose en los resultados de su examen, consultas y otros procedimientos de diagnóstico, usted y el equipo de evaluación decidirán el curso del mejor tratamiento para usted. Dependiendo del grado de alteración podría ser necesario únicamente el tratamiento con ortodoncia o se puede indicar la cirugía ortognática.


Post-operatorio

Tras la cirugía se produce una inflamación temporal, especialmente de los labios y mejillas y quizás hematomas, pero esto es una curación normal y debe desaparecer con el tiempo.

Para los primeros días después de la cirugía puede experimentar congestión nasal o dolor de garganta debido a los tubos nasales utilizados para la anestesia. El malestar postoperatorio generalmente no es significativo y puede ser controlado con medicamentos. En ocasiones, para ayudar a la curación y a fin de lograr una correcta posición de sus maxilares podría ser necesario el bloqueo intermaxilar, esto es fijar entre sí los maxilares para evitar su movimiento, aunque en la mayoría de pacientes no se precisa. Para unir los fragmentos óseos en la nueva posición se precisa de colocación de placas y tornillos de titanio.

Durante la primera semana tras la cirugía es muy importante la dieta y es muy recomendable complementar su dieta con vitaminas, líquido y minerales. Clínica Planas pone a su disposición su unidad de dietética para poder llevar una recuperación mucho más rápida.

Se desaconseja fumar ya que puede retrasar el proceso de curación de las heridas así como aumenta el riesgo de infección de las mismas. Se debe evitar la realización de actividades deportivas las primeras semanas tras la cirugía.

Tras el alta médica usted debería ser capaz de volver al trabajo o la escuela tan pronto como le apetezca, a menudo suele suceder al cabo de dos semanas para la mayoría de las personas. Su cirujano oral y maxilofacial le visitará de forma periódica así como su ortodoncista. La fase inicial de curación tarda aproximadamente 6 semanas, pero finalizar por completo el proceso de curación tarda de 9 a 12 meses.

Durante la fase de curación completa es fundamental que usted tenga la mejor higiene oral posible. Su cirujano y el ortodoncista pueden ayudarle en esta tarea.

El ortodoncista generalmente iniciará la fase post-quirúrgica de tratamiento de ortodoncia 4 a 6 semanas después de la cirugía para refinar la mordida. En la mayoría de los casos los brakets se retiran de 6 a 12 meses después de la cirugía.


F.A.Q.

Como con cualquier procedimiento quirúrgico, pueden aparecer ciertos efectos secundarios y complicaciones aunque su aparición es rara usted debe comprender estos riesgos antes de someterse a esta cirugía.

1. La inflamación es una reacción normal a cualquier procedimiento quirúrgico. La intensidad de la inflamación varía con el individuo y el procedimiento. El hinchazón se manifiesta durante las 24 a 72 horas después de la cirugía, y por lo general no se modifica durante aproximadamente una semana.

2. Las náuseas y los vómitos son complicaciones de la anestesia general, aunque son poco frecuentes se administra medicación para controlar estos efectos.

3. El dolor después de la cirugía ortognática es generalmente leve-moderado y puede ser controlado con medicamentos.

4. El sangrado leve no tiene mayor importancia. Si se ha realizado cirugía del Maxilar superior puede experimentar salida de sangre por la nariz. El sangrado prolongado o excesivo es una complicación rara de esta cirugía.

5. Pérdida o alteración de la sensibilidad del nervio dentario que conlleva un entumecimiento o una sensación de hormigueo en los dientes o el labio, siendo muy raro la falta de sensibilidad en la lengua, en la inmensa mayoría de los casos esta pérdida de sensibilidad es temporal y se recupera con el tiempo.

6. La infección es un riesgo potencial después de cualquier procedimiento quirúrgico. Si se produce una infección, usualmente se trata con antibióticos, siendo raro la necesidad de reintervención quirúrgica.

7. Alteraciones en el drenaje o dolor del seno maxilar (sinusitis) que puede ocurrir en algunos casos de cirugía del maxilar superior

8. Lesiones de dientes adyacentes y raíces, que puedan precisar del tratamiento dental apropiado.

9. Malposición de los maxilares entre sí por fractura inesperada en zonas no deseadas. Si esto sucede podría ser necesaria la reintervención quirúrgica.

10. Limitación del movimiento de la mandíbula, por lo que es importante los ejercicios y fisioterapia tras la cirugía.

11. Son raros los casos de dolor o alteración de la función de la Articulación Temporomandibular (ATM).

12. La recuperación prolongada o aparición de neumonía son raros, pero son posibles riesgos de la anestesia general asociados a cualquier procedimiento, incluyendo la cirugía ortognática.


Acreditaciones Principales