Arañas Vasculares y Varices


Tratamiento

El empleo del láser en el campo de la estética ofrece la posibilidad de tratar lesiones vasculares de forma mucho más eficaz que otros métodos alternativos. Manchas congénitas, telangiectasias (venitas visibles en forma de araña), estrías recientes, angiomas, ciertos tipos de verrugas y algunas cicatrices causadas por la cirugía, el acné o incluso quemaduras, actualmente se pueden corregir sin riesgo y con gran efectividad gracias a un láser especialmente diseñado para ello.

El láser es la técnica más precisa y segura para tratar selectivamente las lesiones. La liberación de energía únicamente sobre la zona afectada hace que el tejido sano de alrededor no resulte dañado. Tras el tratamiento, la piel recupera su belleza y tonalidad natural.


Tiempo de intervención

30 minutos

Cama

No se requiere

Recuperación

Inmediata

Anestesia

No se requiere

Efecto

3 meses

Resultados

Duraderos


En qué consiste

El láser es un instrumento que libera una gran cantidad de energía en un espacio de tiempo muy corto. Al aplicar ese pequeño haz de luz concentrado sobre la lesión vascular, se produce una coagulación de los vasos sanguíneos de la piel, que acaban por desaparecer.

La técnica consiste en seguir con un aplicador en forma de lápiz todos los capilares y progresar el haz de luz por encima de la vena a medida que este va desapareciendo. Así, una tras otra, se van borrando las venas superficiales independientemente de su cantidad y localización.

Inmediatamente después de la aplicación del láser, se produce una pequeña inflamación de la zona afectada así como una sensación de acaloramiento que remite al poco tiempo.

El tratamiento varía según la edad, el tipo de piel y la extensión de la lesión. Normalmente tres o cuatro sesiones de unos 15 minutos bastan para corregir una lesión. Entre ambas sesiones debe transcurrir un período mínimo de cuatro semanas.

Hospitalización

Esta técnica no necesita hospitalización. Se realiza en la consulta de forma ambulatoria.

Anestesia

Este tratamiento no requiere anestesia, ya que el impacto del láser apenas provoca una leve molestia. Únicamente se utiliza un sistema de gas frío que se aplica en forma de spray y adormece la piel de la zona a tratar.

Sólo se aplica anestesia excepcionalmente en niños con lesiones extensas.


Los beneficios

- Permite tratar muchos derrames capilares en muy pocas sesiones, ya que se tratan de forma externa (transcutánea) y no mediante inyecciones directas en las venas.
- Es totalmente estético porque no hiperpigmenta ni deja cicatrices.
- En la mayoría de los casos, la paciente puede ver la desaparición del capilar durante el tratamiento.
- Puede ser empleado en meses de calor porque basta con aplicar una crema de protección solar sobre la zona tratada, si se acude a la playa.


Galería


Pre-tratamiento

Es aconsejable no utilizar maquillajes ni correctores los días previos al tratamiento. De esta manera, las lesiones vasculares que deseamos solucionar estarán totalmente visibles, lo que permitirá que el láser sea más efectivo.


Post-tratamiento

Para conseguir un resultado óptimo, el área tratada debe ser observada y cuidada periódicamente hasta que esté totalmente curada. Inmediatamente después del tratamiento, se puede aplicar una pomada antibiótica para prevenir la infección. También es aconsejable el frío local seco para descongestionar y disminuir el proceso inflamatorio.

Es necesario utilizar protección solar total hasta que la zona tratada recupere la tonalidad normal de la piel. Para que no se produzca vasodilatación, deberá evitar los focos de calor como la sauna, la piscina, estufas, baños de agua caliente, etc. Por último, recomendamos que después de cualquier tratamiento con láser se empiecen a utilizar productos cosméticos nuevos bajo control de un profesional.


F.A.Q.

No, sólo puede sentir una leve molestia si la lesión es muy extensa.

El tratamiento de las lesiones vasculares mediante láser está contraindicado en aquellas personas con problemas de cicatrización, historial de desórdenes hemorrágicos o que hayan estado tomando anticoagulantes durante los seis meses previos al tratamiento. El especialista le indicará la solución más conveniente tras un estudio detallado de su caso.

Sí, inmediatamente después del tratamiento.

El primer verano después del tratamiento con láser se recomienda no exponer la piel tratada al sol sin protección solar total.

Sí. La mayoría de pacientes siguen un tratamiento de esclerosis paralelo en el mismo centro para solucionar las varículas de mayor tamaño que no está indicado tratarlas con láser.


Acreditaciones Principales