Microinjertos de cejas


Tratamiento

Las cejas son una de las partes más importantes de un rostro, ya sea femenino o masculino. Aunque cumplen una función no específica, como protección del sol o evitando la entrada de cuerpos extraños en los ojos, la naturalidad del rostro se percibe con cejas a ambos lados y simétricas. Y es que basta con perder total o parcialmente el pelo de éstas para que una cara llame la atención y resulte extraña. Para solucionar las cejas finas, cortas o despobladas, Clínica Planas ofrece el tratamiento de microinjertos capilares que remedia eficazmente y para siempre este problema.

Son muchas las mujeres que, por exceso de depilación, se acercan a la consulta para recuperar la densidad de sus cejas. Sin embargo, la reconstrucción de cejas, más allá de causas meramente estéticas, se indica por lo general en casos donde la falta de pelo se produce por secuelas cicatriciales. Con esta cirugía se reparan los daños causados por heridas, traumatismos, quemaduras, por el envejecimiento e, incluso, por enfermedades autoinmunes, endocrinas o de la piel.

Los procedimientos que hasta ahora se realizaban para reconstruir las cejas consistían en colgajos de cuero cabelludo (parietales o temporales), en injertos compuestos o en injertos capilares. Clínica Planas cuenta con un novedoso tratamiento donde el uso de microinjertos capilares, con unidades foliculares de un pelo, devuelve un aspecto natural a la mirada del paciente.


Tiempo de intervención

2 - 3 horas

Cama

Ambulatoria

Recuperación

Inmediata

Anestesia

Local

Efecto

10 meses

Resultados

Duraderos


En qué consiste

Al igual que en cualquier técnica de injertos capilares, se requiere de una zona donante para la obtención de las unidades foliculares. Esta se puede realizar mediante la técnica FUSS o la técnica FUE. Con la primera se extrae una pequeña tira de cuero cabelludo y de ésta se recortan y separan minuciosamente las unidades foliculares. La segunda, por el contrario, consiste en la extracción folículo a folículo mediante un bisturí circular.

Una vez extraídos los folículos y separados con una u otra técnica, estos se reimplantan en la zona receptora, la ceja, uno a uno. La intervención, que se realiza de manera ambulatoria, dura unas dos horas y media. Posterior a la cirugía, el paciente ya ve los microinjertos capilares recién implantados, junto a pequeñas costras en la ceja, observándose desde el primer momento más densa. El pelo injertado se caerá en un periodo de 15 días aproximadamente, pero no su raíz, que actúa como una semilla germinativa.

Transcurridos tres o cuatro meses se produce el crecimiento de la nueva ceja gracias al folículo que queda dentro. El pelo injertado, al provenir del cuero cabelludo, tiene una tasa de crecimiento mayor, por lo que hay recortar la ceja con mayor frecuencia tras el tratamiento.


Los beneficios

Se trata de una técnica definitiva para recuperar la densidad de las cejas, devolviendo el aspecto natural a la mirada del paciente.


Galería


Post-tratamiento

El paciente se puede reincorporar a sus actividades habituales en 48 horas y los cuidados post operatorios que conlleva la intervención son muy fáciles de realizar. Hay que limpiar muy bien las pequeñas cicatrices del cuero cabelludo y de la nueva ceja y evitar el sol en la zona durante tres semanas.


F.A.Q.

El trasplante de cejas es un procedimiento por el cual se seleccionan unidades foliculares de otras partes del cuerpo, especialmente de la cabeza o la nuca, para luego implantarlos en la ceja y así darle la forma y densidad deseadas

Si. Una vez realizado el microinjerto la unidad folicular implantada funcionará igual que un pelo normal, es decir: crecerá, se caerá, volverá a salir de nuevo…

El número de injertos depende de cómo tengas actualmente tus cejas y si el relleno es parcial o total. Variará desde 50 folículos por ceja si es parcial a 200 unidades foliculares en caso de tratarse de un implante total.

El tratamiento se realiza de forma ambulatoria no obstante el cirujano sí le administrará anestesia local durante la cirugía para evitarle dolor al paciente.

Es posible que durante el proceso de implante se produzca un ligero sangrado (como cuando nos depilamos las cejas) y después del proceso es normal que nos pique un poquito la zona.


Acreditaciones Principales