Sudoración excesiva axilar


Tratamiento

El exceso de sudoración afecta a un 3% de la población y conlleva inseguridad, falta de confianza, y en algunos casos puede provocar ansiedad y estrés. Aunque el problema es de lejos conocido, la solución no lo es tanto. Con una sencilla aplicación de Bótox en la zona afectada, el problema queda resuelto.

La hiperhidrosis o sudoración excesiva es una alteración del sistema nervioso vegetativo que produce más sudor del necesario para regular la temperatura de nuestro cuerpo.
Hay grados de sudoración y depende de la cantidad de glándulas sudorípadas que tenga la persona. Nacemos con alrededor de 3 millones de glándulas sudoríparas y durante la pubertad se activan un número concreto de ellas, lo que determinará la intensidad del sudor que somos capaces de generar. La mujer tiene más glándulas sudoríparas pero el hombre las tiene más activas.

La hipersudoración o hiperhidrosis hace referencia a un exceso de sudoración que se localiza generalmente en las palmas de las manos , plantas de los pies o axilas, aunque puede darse en otras zonas del cuerpo, como en la cabeza y el rostro.


Tiempo de intervención

15 minutos

Cama

No requiere

Recuperación

Inmediata

Anestesia

No requiere

Efecto

Progresivo

Resultados

6-12 Meses


En qué consiste

La Toxina Botulínica es la única alternativa no quirúrgica que consigue interrumpir la hiperactividad de las glándulas sudoríparas. El producto se infiltra en la zona afectada a través de una aguja extremadamente fina. Se trata de un procedimiento altamente tolerado, seguro y de demostrada eficacia, que mejora la calidad de vida.

Tras realizar una exhaustiva historia clínica para determinar si está o no indicado el tratamiento con Toxina botulínica (Botox®), se realiza una prueba para delimitar la zona de sudoración.
Entonces, mediante microinyecciones con agujas muy finas se administran pequeñas dosis de toxina botulínica en la zona definida.

El paciente puede hacer vida normal de forma inmediata.

Los efectos pueden durar entre 4 meses y un año, dependiendo de la zona y las características particulares de cada caso (la duración media en hipersudoración axilar, por ejemplo, es de 7 meses). El tratamiento con Toxina Botulínica no requiere hospitalización, se realiza en la consulta del especialista de forma ambulatoria.


Los beneficios

Se ha demostrado científicamente que cerca del 90% de los pacientes después de una única sesión suda mucho menos o nada.

La disminución del sudor empieza a notarse al cabo de dos o tres días de manera progresiva y puede durar entre cuatro meses y un año, dependiendo de las características particulares de cada caso.
En el caso de la hipersudoración axilar, la duración media de los efectos es de unos siete meses.


Pre-tratamiento

Se realizará una limpieza exhaustiva de la zona a tratar antes de aplicarse el tratamiento.


Cuidados Post-tratamiento

 El cuidado posterior al tratamiento con BOTOX®, generalmente, no requiere tiempo de inactividad, y las actividades normales se pueden retomar inmediatamente después del procedimiento.

Se aconseja a los pacientes esperar 24 horas para realizar alguna actividad extenuante y que intente no masajear la zona tratada.

En algunas ocasiones pueden aparecer algunos puntos rojos la zona tratada y algún morado leve después del tratamiento, aunque no es lo frecuente, que desaparecerán después de unas horas y que se pueden camuflar con maquillaje.



F.A.Q.

Es un tratamiento que no requiere anestesia. Las agujas que se utilizan son muy finas y el tratamiento es prácticamente indoloro.

En la mayoría de los casos, los pacientes suelen realizarse este tratamiento una vez al año, cuando empieza el calor (desde mayo) y el efecto les suele durar hasta noviembre, para volver a repetirlo de nuevo cuando vuelve el calor. Para aquellos casos más severos, el tratamiento se puede repetir incluso tres veces al año.

En el caso de la hipersudoración axilar, el tratamiento es muy sencillo, rápido, prácticamente indoloro que se realiza en una sola sesión de unos 30 min.

Las infiltraciones son prácticamente indoloras, por lo que el paciente puede reincorporarse a sus actividades habituales nada más terminar.

Se recomienda no realizar ejercicio físico intenso ni acudir a saunas o baños calientes dos horas después del tratamiento.

Existe un pequeño riesgo de que aparezcan leves síntomas del tipo de la gripe que suelen desaparecer en pocos días. También se puede experimentar leve dolor en los lugares de inyección.

La duración media de los efectos en la hipersudoración axilar es de unos siete meses, pero puede llegar a durar hasta un año, dependiendo de las características particulares de cada caso.


Acreditaciones Principales