Sonrisa Gingival


Introducción

Ineludiblemente, la sonrisa es un rasgo muy importante del rostro. Sin embargo, son muchas las personas que no se sienten cómodas al sonreír y no siempre es por la forma de los dientes, sino que, en ocasiones, es debido a alteraciones de la sonrisa, sobre todo al enseñar excesivamente las encías al sonreír. Es lo que se denomina sonrisa gingival.


Causas y Procedimiento

Hay 3 causas que originan la sonrisa gingival y, cada una, tiene un tratamiento diferente:

1.    Dental (sonrisa gingival leve): Donde la encía no se ha retraído correctamente, de forma que vemos muy poco diente. El tratamiento es la gingivectomía, que consiste en retirar parte de la encía para que se quede más diente expuesto.
Este tratamiento  consiste en una cirugía leve que contornea la forma de la encía con el propósito de descubrir todo el esmalte natural de la corona.
Durante el alargamiento de corona, el exceso de tejido gingival se elimina y se le da la correcta forma para exponer la longitud correcta de la corona del diente.
Normalmente, se realiza con un bisturí eléctrico ya que cauteriza y no deja cicatriz.

2.    Labio superior muy corto (sonrisa gingival moderada): Es la más frecuente y tiene fácil solución. El tratamiento es la liberación del músculo mirtiforme, de los músculos retractores del labio que son demasiado activos.
Es una cirugía sencilla. Se realiza con anestesia local de forma ambulatoria. No deja cicatriz.

3.    Esqueletal (sonrisa gingival severa): Crecimiento excesivo en sentido vertical del maxilar superior, dando el aspecto de una cara larga. El tratamiento es maxilofacial, la cirugía ortognática donde se procede a realizar un acortamiento del maxilar superior.





Galería



Acreditaciones Principales