Cirugía Íntima Femenina


Tratamiento

Existen deformidades congénitas o adquiridas en los genitales femeninos que pueden acomplejar o molestar a la mujer en su vida normal o sexual. Se entiende por cirugía íntima o cirugía vaginal el conjunto de intervenciones plásticas o estéticas que pueden llevarse a cabo en la zona genital de la mujer. Dichas alteraciones pueden ser tratadas quirúrgicamente obteniéndose óptimos resultados. En general estas intervenciones son sencillas y requieren una recuperación corta y sin molestias importantes. Las intervenciones más comunes son: las de tratamiento de los labios menores y mayores, disminución del monte de Venus, rejuvenecimiento vaginal y tratamiento del aumento del clítoris.


Tiempo de intervención

1 hora

Cama

1 día

Recuperación

10 días

Anestesia

Local y sedación

Efecto

2 meses

Resultados

Permanentes


En qué consiste

PLASTIA DE LABIOS MENORES

La intervención más frecuente en cirugía íntima femenina es la reducción de los labios menores llamados también ninfas. Si estas estructuras están aumentadas pueden dar molestias no solo al mantener relaciones sexuales sino al vestir o realizar otras actividades ya sean deportivas o de otra índole.

El cirujano, antes de la intervención, debe de realizar una exploración minuciosa de la zona para determinar exactamente la porción de labio menor a eliminar, si hay también un exceso cutáneo en la piel que conforma el capuchón del clítoris y buscar posibles asimetrías entre ambos lados para que el resultado sea satisfactorio.

Es una intervención que puede realizarse con anestesia local y sedación y en la que se realiza una disminución de estas estructuras conservando el borde de los labios sin que haya ninguna alteración de la sensibilidad. La intervención causa muy pocas molestias y la recuperación es rápida. En muchas ocasiones esta alteración se encuentra asociada con una disminución de los labios mayores que pueden aumentarse en la misma intervención mediante inyección de grasa propia, obteniéndose un resultado armónico estéticamente.

PLASTIA DE LABIOS MAYORES

Cuando los labios mayores son grandes y sobresalen demasiado, además de ocasionar un efecto estético no deseado, pueden dar molestias. Mediante una intervención quirúrgica que precisa de anestesia local y sedación, podemos disminuirlos hasta conseguir el tamaño proporcionado y deseado.
Por el contrario la falta de desarrollo de los labios mayores puede ser corregida, como se mencionó anteriormente, mediante la infiltración de grasa propia.

REDUCCIÓN DEL MONTE VENUS

En ocasiones el pubis está aumentado y no disminuye su volumen con la pérdida de peso. Esta alteración puede ser tratada mediante una lipoescultura. Intervención que se realiza bajo anestesia local y sedación. En según qué casos se puede requerir además de la liposucción, una resección de piel que deja una cicatriz justo por encima del pubis.

REJUVENECIMIENTO VAGINAL

La vagina a consecuencia de los partos o por el paso del tiempo puede perder tono y presentar laxitud, dicha alteración puede ser corregida mediante intervención quirúrgica para reponer los músculos vaginales o estrechar el canal vaginal.

Este tipo de intervención se realiza bajo anestesia general.


Los beneficios

Se produce una mejora tanto física como anímica ya que la paciente recupera la confianza en sí misma y aumenta su autoestima.

Se corrige la alteración estética o funcional, preservando al cien por cien la sensibilidad. La zona vaginal luce más tersa, con menos flacidez y presenta un aspecto simétrico.

Desaparecerán las molestias que podían existir al mantener relaciones sexuales, así como con según qué tipo de ropa ajustada y en la práctica de algunos deportes.


Pre-operatorio

Como toda intervención quirúrgica, es imprescindible realizar todo un estudio preoperatorio que no contraindique la actuación quirúrgica.


Post-operatorio

Aunque depende de cada caso, las intervenciones más demandadas como la labioplastia de aumento, en general causa muy pocas molestias y la recuperación es rápida

En la reducción de los labios menores no hay dolor después de la intervención. Los puntos se reabsorben y las recomendaciones son simples: Higiene y nada de ropa ajustada y reposo durante las primeras 48 horas.

Aunque dependerá de la evolución de cada paciente, generalmente se recomienda que pasen tres o cuatro semanas tras la intervención para poder mantener relaciones sexuales.


Acreditaciones Principales