Elevación de mamas


Tratamiento

Los senos de la mujer son, sin duda, uno de los elementos más importantes de la belleza femenina y el emblema de la maternidad. La valoración estética del tamaño y configuración del pecho femenino se encuentra íntimamente relacionada a factores étnicos y culturales, pero en definitiva, tener unos senos de aspecto aceptable es un deseo normal, por lo que una alteración en su forma puede tener repercusiones psicológicas que no deben ser subestimadas.

La caída excesiva de los senos o ptosis se debe principalmente al exceso de volumen, aunque también es frecuente tras varios embarazos, por la distensión de la piel.

Las mamas son órganos formados por tejido glandular, grasa y piel. Carecen de soporte óseo o muscular. Por lo tanto, su única fijación es la piel que las envuelve. Esto hace que, muchas veces, la piel no pueda, por sí sola, mantener erguidos los senos, especialmente si éstos son voluminosos y pesados.

La corrección de las mamas caídas consiste en elevar la areola y el pezón dando forma y turgencia al seno. En esta intervención no es necesario eliminar tejido mamario si el volumen no es excesivo, sólo la piel que resulte sobrante. El resultado es un pecho firme y bien formado.


Tiempo de intervención

2 horas

Cama

1 día

Recuperación

3 días

Anestesia

General

Efecto

Inmediatos

Resultados

Duraderos


En qué consiste

La corrección de las mamas caídas consiste en elevar la areola y el pezón dando forma y turgencia al seno. En esta intervención no es necesario eliminar tejido mamario si el volumen no es excesivo, sólo la piel que resulte sobrante. El resultado es un pecho firme y bien formado.

Anestesia

La cirugía se realiza con anestesia general. Su duración dependerá de las características de la mama, pero suele llevar entre 2 y 3 horas.


Los beneficios

El pecho recupera su armonía, forma y proyección, de manera que se recupera la estética y feminidad del pecho.

El seno evolucionará de forma natural con la edad, cambios de peso y los cambios que el paso del tiempo producen en la piel.


Galería


Pre-operatorio

Como en todas las intervenciones quirúrgicas, el examen médico previo es imprescindible para detectar cualquier posible anomalía que pudiera contraindicar la operación. Su cirujano plástico realizará una exploración de las mamas con el objetivo de evaluar la estructura y volumen y aconsejarle el procedimiento más conveniente para su caso.

Es importantísimo que, antes de la operación, el especialista esté informado de toda la medicación que toma. La Aspirina puede dar problemas de coagulación y consecuentemente hemorragias. Según qué medicamentos pueden ser contraproducentes para la aplicación de la anestesia. El cirujano y el anestesista le indicarán la pauta a seguir.

Si usted es fumadora y va a someterse a una mamoplastia de reducción, deberá abstenerse de fumar durante al menos dos semanas antes y dos semanas después de la intervención ya que el tabaco puede afectar de manera muy negativa la cicatrización de la herida.


Post-operatorio

En general estas operaciones tienen un postoperatorio muy agradecido. No son dolorosas y las molestias que pueden ocasionar son paliadas fácilmente con analgésicos corrientes. Las pacientes salen de la clínica con un sujetador que les hace de vendaje y, a excepción de movimientos que repercutan de forma directa en el pecho, podrán tener una actividad bastante normal.

Transcurridas 24 horas desde la intervención, recibirá un sujetador sin aros, como un sujetador de deporte. Se aconseja a las pacientes que lo utilicen durante el primer mes, tras el cual ya pueden usar los que tengan costumbre, incluso los de aros.

El uso del sujetador que se le proporcionará hará que se sienta más cómoda: el pecho está hinchado y la prenda proporciona una sujeción que la alivia, a la par que contribuye a su recuperación. Durante las 2 o 3 primeras semanas, incluso es recomendable dormir con él.


F.A.Q.

Cualquier intervención quirúrgica está desaconsejada en caso de padecer alteraciones de la coagulación, anemia, problemas cardíacos, enfermedades pulmonares o asma. Una operación no de urgencia, con fines estéticos, tampoco sería hecha a grandes fumadores habituales, al menos la mayoría de intervenciones no, porque fumar interfiere en la capacidad de cicatrización.

Los mismos que cualquier intervención quirúrgica, esencialmente hemorragias, infección y complicaciones relativas al uso de anestesia.

Eventualmente, la pérdida de sensibilidad de los pechos o el pezón podría resultar permanente.
Si la operación no fuese correctamente realizada, los senos podrían quedar asimétricos, uno más elevado que el otro.

Sí, en tal rara eventualidad podría realizarse una segunda intervención.

Los anticoagulantes, como la aspirina y determinados medicamentos naturales y de otras medicinas alternativas. El cirujano le informará ampliamente con suficiente antelación.

Podrá ver nuestro archivo de casos – anónimo -, en el que buscaremos fotografías de “antes y después” de pacientes con unas características corporales similares, para que se haga una idea.

Transcurridas 24 horas después de la intervención, recibirá un sujetador sin aros, tipo sujetador de deporte. Aconsejamos a las pacientes que lo utilicen durante el primer mes, tras lo cual ya pueden usar los que tengan costumbre, también los de aros.

El uso del sujetador que le proporcionamos hará que la paciente se sienta más cómoda; el pecho está hinchado y la prenda proporciona una sujeción que la alivia, a la par que contribuye a su recuperación. Durante las 2 ó 3 primeras semanas, incluso debe dormir con él.

Si la operación sólo ha tenido el objetivo de elevar los senos, no.

A partir del mes, cuando la zona ya estará cicatrizada, puede hacerlo, si bien solemos recomendar que se acostumbre a dormir boca arriba; la piel lo agradece, tanto la del pecho como especialmente la del rostro.

En principio sí y muchas de nuestras pacientes, por cuestión de su agenda de trabajo, necesidad de viajar para desplazarse a la Clínica, etcétera, son operadas mientras tienen la menstruación. Lo que sí es cierto es que tenemos en cuenta el hecho para propósitos de control, por los cambios hormonales que se producen en el organismo durante la menstruación.

En principio sí. Siempre puede darse la eventualidad de que se produzca una reducción de la posibilidad de lactar. Aunque la mama sigue su curso normal, la intervención comporta la trasposición del complejo areola-pezón a cierta distancia de su ubicación; para efectuarla, deben desconectarse parcialmente los conductos galactoforos, los que llevan la leche; de ahí que advirtamos a nuestras pacientes sobre este posible efecto.

No, ni le dolerá más ni tendrá problemas debido a la operación.

Aunque cada persona tiene un umbral de dolor distinto, me atrevo a afirmar que no. Experimentará las molestias típicas de la cicatrización y una sensación de magullamiento, pero ésta no es una intervención realmente dolorosa y le daremos analgésicos para controlar eficazmente dichas molestias.

Sí, y son esenciales. El cuidado de la piel antes y después de la operación influirán poderosamente en el resultado final del aspecto de las cicatrices. Le recomendaremos lo más adecuado para su caso y la evolución de la cicatriz. Hoy día existe un auténtico arsenal a disposición del cirujano y el paciente para ayudar a que la cicatrización sea rápida y las marcas mínimas.

Aunque el resultado final depende de cada piel – de su calidad, su edad y otros factores -, lo primero que buscamos es un método de compresión de la cicatriz. Los avances tecnológicos han permitido la utilización de láminas de silicona, un método perfecto que, en caso de alergia de la paciente a dicha sustancia, también puede ser sustituido por otros materiales, como el esparadrapo de papel. La compresión continuada de la zona es importantísima, sea cual sea el sistema utilizado. Luego, hay diversidad de cosméticos, desde los aceites esenciales, con resultados particularmente excelentes en el caso del aceite de mosqueta, hasta las cremas cicatrizantes reparadoras. Y, para que el color final de la cicatriz sea más claro, confundiéndose con la piel del entorno, contamos con el láser. Compresión, cosmética y láser, utilizados según la evolución de cada caso individual, dan una muy buena solución estética en la inmensa mayoría de los casos.

Sí podrá usar bikini sin reparo, ya que las cicatrices quedan perfectamente cubiertas con el sujetador más pequeño. Respecto a tomar el sol sin sujetador, algunas de nuestras pacientes operadas lo hacen una vez transcurridos uno o dos años, tiempo necesario para que la evolución de la cicatriz se haya realizado.

El movimiento de los brazos no queda restringido por la intervención. Por ejemplo, puede Ud. conducir el mismo día siguiente a la operación, o quizá al segundo día, ya se lo diremos.

Desde luego que podrá levantar un libro, aunque sea El Quijote en un solo tomo, pero no puede pensar en levantar al niño a peso en brazos, o acarrear maletas llenas de ropa. Es meramente una cuestión de comportarse prudentemente hasta que la cicatrización se haya completado.

Durante los primeros 10 días, el agua no puede tocar las cicatrices. Recomendamos la ducha.

Transcurrido 1 mes podrá hacerlo con total libertad.

El masaje ya comenzará en la propia Clínica. Para que las mamas se deshinchen cuanto antes, se pondrá en las manos de una esteticista especializada en masaje manual de drenaje linfático inmediatamente. Recibirá instrucciones respecto a la continuación de esos masajes, su duración individual y cuánto tiempo debe mantenerlos.

Serán exactamente igual de fiables y no es necesario hacerlas con mayor frecuencia que la previamente indicada por su ginecólogo o senólogo.


Opinión experto

Dr. Jorge Planas
Dr. Jorge Planas

Los senos de la mujer son, sin duda, uno de los elementos más importantes de la belleza femenina y el emblema de la maternidad. La valoración estética del tamaño y configuración del pecho femenino se encuentra íntimamente relacionada a factores étnicos y culturales, pero en definitiva, tener unos senos de bonito aspecto es un deseo normal, por lo que una alteración en su forma puede tener repercusiones psicológicas que no deben ser subestimadas.

Curriculum Entrevista Blog

Dr. Gabriel Planas
Dr. Gabriel Planas

La mujer que después de haber dado lactación o simplemente por el paso del tiempo, ha visto caer su pecho, a menudo comenta "no puedo ir sin sujetador". Con esta operación elevamos de nuevo su pecho y aunque las cicatrices residuales no son cortas, si son muy bien toleradas por las pacientes.

Curriculum Entrevista

Dr. Carlos del Cacho
Dr. Carlos del Cacho

En general estas operaciones tienen un postoperatorio muy agradecido. No son dolorosas y las molestias que pueden ocasionar son paliadas fácilmente con analgésicos corrientes. Las pacientes salen de la clínica con un sujetador que les hace de vendaje y, a excepción de movimientos que repercutan de forma directa en el pecho, podrán tener una actividad bastante normal.

Curriculum Entrevista

Dr. Artur Carbonell
Dr. Artur Carbonell

La cirugía de elevación mamaria permite recuperar la estética y feminidad del pecho, que por motivos diversos como los embarazos o la lactancia, han provocado una caída y descolgamiento del mismo. El pecho recuperará la forma y proyección adecuada. Es importante saber que tras la elevación de pecho, existirán unas cicatrices residuales, que se irán disimulando con el paso del tiempo y que su cirujano hará lo posible por que se noten lo mínimo.

Curriculum Entrevista

Dr. Jaume Masià
Dr. Jaume Masià

La satisfacción de las pacientes con el resultado suele ser muy buena, ya que el seno recupera su forma, turgencia y firmeza. Tras la cirugía, el seno evolucionará de forma natural con la edad, cambios de peso y los cambios que el paso del tiempo producen en la piel.

Curriculum Entrevista


Acreditaciones Principales