Rinoplastia


Tratamiento

La alteración en la forma de la nariz es una de las causas estéticas que ocasiona más preocupación de la imagen y en ocasiones incluso trastornos psicológicos. El desarrollo de la nariz es tardío y suele coincidir con el inicio de la adolescencia, momento en que la aceptación de un problema estético es más difícil de asumir. La rinoplastia es una intervención quirúrgica destinada a la corrección de deformaciones nasales mediante la modificación de su forma, lo que conlleva a una mejora del equilibrio y la armonía facial. Es una de las operaciones más frecuentes que realiza el cirujano plástico.

La nariz es un órgano respiratorio cuya función tiene una gran transcendencia. El cirujano deberá tener presentes en todo momento ambos conceptos, el funcional y el estético, y considerarlos como un hecho inseparable. Si existiera una dificultad respiratoria puede ser tratada en el mismo acto quirúrgico.

Disponemos también de Clínica en Madrid. Consulte más información sobre “Cirugía de nariz”.  


Tiempo de intervención

1 hora

Cama

4 horas

Recuperación

1 semana

Anestesia

Local con sedación o general

Efecto

1 semana

Resultados

Permanentes


En qué consiste

Existen dos formas de llevar a cabo esta intervención.

Rinoplastia cerrada: La operación se realiza a través de incisiones en el interior de los orificios nasales de tal forma que no queda visible ninguna cicatriz externa. A través del interior de la nariz, el cirujano puede tallar y modelar los huesos y cartílagos nasales y configurar una nueva estructura. De esta forma la piel y las mucosas se retraen y adaptan hasta conseguir la forma deseada.

Rinoplastia abierta: Para aquellos casos con mayor grado de dificultad como la modificación de grandes deformidades de la punta. EL cirujano accede directamente a las estructuras de la nariz mediante una pequeña incisión en la base de la columela, que dejará una cicatriz prácticamente inadvertible.

Rinoplastia Ultrasónica: Esta innovadora técnica introducida en España por el Dr. Jorge Planas, consiste en la utilización de un dispositivo ultrasónico que maximiza la precisión en la intervención y permite limar y fracturar los huesos propios de la nariz sin lastimar los tejidos blandos ni los vasos sanguíneos, lo que hace que no aparezcan hematomas, reduciendo de forma substancial las molestias postoperatorias y evitando el incómodo taponamiento.

Rinoplastia de aumento: La rinoplastia no siempre es una cirugía reductiva. Hay pacientes que necesitan aumentar el tamaño de su nariz para dar más relieve a la punta, para levantar un dorso hundido o para corregir deformidades tanto de origen congénito como traumático. En estos casos, el cirujano suele recurrir a injertos con tejidos del propio paciente para dar forma o sostén a la nariz.

La técnica de regeneración dérmica, inventada y publicada por el Dr. Jorge Planas es muy útil para corregir narices hundidas por traumatismos, cirugías anteriores no exitosas, narices de raza oriental o simplemente por ser narices con el caballete deprimido.

La utilización del regenerador dérmico Integra en rinoplastia permite la generación de una dermis de mayor grosor para dar forma a la nariz, incrementar el tamaño y/o modificar el ángulo naso frontal.

La gran ventaja de esta técnica es que no utiliza material sintético alguno, y evita tener que usar cartílago auricular o de costillas para conseguir el mismo objetivo.

Nariz corta: En ocasiones se precisa realizar injertos de cartílago del propio paciente para alargar una nariz corta.

Cada rinoplastia es un caso diferente que debe evaluarse con detenimiento. No se trata únicamente de reducir o aumentar el tamaño de la nariz, sino de adaptarlo a las facciones y características propias de cada persona. En este tipo de cirugía estética el diálogo con el paciente para contrastar sus deseo y perspectivas con las posibilidades de mejora que ofrece la intervención es especialmente importante.

El paciente ingresa por la mañana el mismo día de la cirugía y se va de alta por la tarde. No precisa pasar la noche en la clínica.

La rinoplastia puede realizarse con anestesia general o local con sedación.


Los beneficios

El resultado de una rinoplastia es un paciente satisfecho y agradecido, que se adapta rápidamente a su nueva imagen y que, a su vez, aumenta su nivel de seguridad y autoestima.

Además de ser un elemento clave en la estética facial, la nariz es un órgano respiratorio cuya función tiene una gran trascendencia. Si el paciente también ha sido intervenido por dificultad respiratoria (septoplastia, cornetes…) además de la mejora estética respirará mucho mejor.


Galería


Pre-operatorio

Tal como sucede en todas las intervenciones, el examen médico previo es imprescindible para detectar cualquier posible anomalía que pudiera contraindicar la operación. La piel de la nariz y de su entorno debe estar libre de inflamaciones o infecciones y, como es lógico, deberá cuidarse de cualquier proceso gripal o catarral que provoque síntomas de congestión nasal.


Post-operatorio

Al término de la operación, el paciente sale de quirófano con un leve taponamiento nasal y con una férula que cubre su nariz. En los primeros días pueden presentarse edemas y hematomas en las zonas cercanas, particularmente en los párpados. El taponamiento nasal se retira al tercer día. La férula de plástico que cubre la nariz se retira al sexto día.

El postoperatorio de una rinoplastia no es en absoluto doloroso y por lo general no se emplean analgésicos. Si tiene ganas de estornudar, hágalo con la boca abierta, dejando salir el aire libremente. En el momento de retirar la férula, los edemas y hematomas visibles ya habrán desaparecido y la nariz se encontrará en unas condiciones lo suficientemente óptimas como para que el paciente pueda realizar su vida con normalidad. Sin embargo, el aspecto estético definitivo deberá seguir una evolución que llevará un tiempo no inferior a seis meses. Se trata de una evolución lenta y progresiva que puede incluso pasar desapercibida. Sin embargo, hay que insistir en su gran importancia para el resultado definitivo.



F.A.Q.

Se debe evitar la exposición solar durante los dos primeros meses después de la cirugía. La zona que más debe protegerse del sol es la de los párpados inferiores porque si le da el sol a esa zona donde puede haber habido algún hematoma podría dejar una mancha oscura en la piel que tardaría tiempo en desaparecer.

Aunque no sea visible, el edema provocado por la operación persiste largo tiempo. Esto se nota usando gafas porque dejan una marca profunda en el punto de apoyo sobre la nariz. No existe una contraindicación, pero sí una recomendación de no llevarlas de forma continuada durante el primer mes tras ser intervenido.

Cuando se ha terminado el proceso de osificación de los huesos de la cara, normalmente entre los 15 y los 17 años. No obstante, siempre es mejor esperar a la mayoría de edad antes de tomar la decisión de operarse.


No lo es. En general no se precisan analgésicos.

La posibilidad de complicaciones en este tipo de intervención es muy poco frecuente. Puede producirse una infección o sangrado mayor del habitual, una reacción anómala a la anestesia, o pueden aparecer pequeñas venitas en la piel de la nariz que generalmente son transitorias (complicaciones muy raras, pero que pueden aparecer en cualquier intervención quirúrgica).

Los tres primeros días lleva un pequeño taponamiento de esponja que obliga a respirar por la boca. Una vez retirado el taponamiento ya se puede respirar por la nariz aunque al principio con cierta dificultad, ya que podrán formarse pequeñas costras internas y existirá una cierta inflamación postquirúrgica inevitable. 

Al retirar el yeso a los diez días, la nariz tendrá una forma correcta y lo suficientemente bonita para hacer una vida totalmente normal. El resultado definitivo, en lo que a detalles se refiere, precisará de un tiempo mayor, por lo general unos seis meses.


Opinión experto

Dr. Jorge Planas
Dr. Jorge Planas

Con algunos de mis pacientes con los que tengo un trato frecuente, por amistad o profesionalmente; he observado, en bastantes ocasiones, que, tras someterse a una rinoplastia, experimentan un auténtico cambio, muy positivo, en el modo de tomarse la vida y su nivel de seguridad en ellos mismo aumento considerablemente.

El resultado es muy gratificante y la mejoría estética hace que el paciente olvide con gran rapidez su imagen anterior.


Curriculum Entrevista Blog


Acreditaciones Principales