Rinoplastia


Introducción

La rinoplastia es uno de los procedimientos quirúrgicos más frecuentemente realizados en cirugía plástica. Se trata de una cirugía destinada modificar la forma y tamaño de la nariz con el objetivo de conseguir una mejor armonía facial.

La rinoplastia permite disminuir o aumentar el tamaño de la nariz, cambiar la forma de la punta o del dorso, estrechar los orificios nasales o cambiar el ángulo entre la nariz y el labio superior. Además de ser un elemento clave en la estética facial, la rinoplastia en muchos casos cumple una función reparadora y funcional ya que corrige problemas congénitos, traumatismos y algunos problemas respiratorios.

¿Quién es el candidato ideal para someterse a una rinoplastia?

Los candidatos ideales para someterse a una rinoplastia son aquellas personas que buscan solucionar un problema estético, una mejoría, y no una perfección absoluta en su apariencia.
Lo más importante es tener unas expectativas realistas sobre los resultados que puedes conseguir, por eso es fundamental hablar con tu cirujano y debatir conjuntamente el resultado que se persigue.


Tiempo de intervención

1 hora

Cama

4 horas

Recuperación

1 semana

Anestesia

Local con sedación o general

Efecto

1 semana

Resultados

Permanentes


En qué consiste

La rinoplastia es un procedimiento quirúrgico que suele durar entre una y  dos horas y se suele llevar a cabo con anestesia general aunque también se puede realizar bajo anestesia local y sedación, dependerá de la complejidad de la cirugía y las preferencias del cirujano.  Consulta con el médico antes de la cirugía qué tipo de anestesia es la más adecuada para ti. Normalmente no se necesita pasar la noche en la clínica.

La parte superior de la estructura de la nariz es hueso y la parte interior es cartílago. La rinoplastia puede modificar el hueso, el cartílago, la piel o los tres.

En la Clínica Planas practicamos la Rinoplastia Ultrasónica es una innovadora técnica introducida en España por el Dr. Jorge Planas, consiste en la utilización de un dispositivo ultrasónico que maximiza la precisión en la intervención y permite limar y remodelar los huesos propios de la nariz sin lastimar los tejidos blandos ni los vasos sanguíneos, lo que hace que el sangrado y los hematomas sean mínimos, reduciendo las molestias postoperatorias y evitando el incómodo taponamiento.

La rinoplastia puede realizarse dentro de la nariz o a través de un pequeño corte (incisión) externo en la base de la nariz, entre los orificios nasales. Probablemente el cirujano reajuste el hueso y el cartílago debajo de la piel. El procedimiento consiste en separar la piel de su soporte de hueso y cartílago para esculpir ese soporte y luego adaptar la piel a esta nueva forma.

Ver video rinoplastia ultrasónica

Existen dos formas de llevar a cabo esta intervención.

Rinoplastia cerrada: La operación se realiza a través de incisiones en el interior de los orificios nasales de tal forma que no queda visible ninguna cicatriz externa. A través del interior de la nariz, el cirujano puede tallar y modelar los huesos y cartílagos nasales y configurar una nueva estructura. De esta forma la piel y las mucosas se retraen y adaptan hasta conseguir la forma deseada.

Rinoplastia abierta: Para aquellos casos con mayor grado de dificultad como la modificación de grandes deformidades de la punta. EL cirujano accede directamente a las estructuras de la nariz mediante una pequeña incisión en la base de la columela, que dejará una cicatriz prácticamente inadvertible.

Cada rinoplastia es un caso diferente que debe evaluarse con detenimiento. No se trata únicamente de reducir o aumentar el tamaño de la nariz, sino de adaptarlo a las facciones y características propias de cada persona. En este tipo de cirugía estética el diálogo con el paciente para contrastar sus deseos y expectativas con las posibilidades de mejora que ofrece la intervención es especialmente importante.

Rinoplastia de aumento: La rinoplastia no siempre es una cirugía reductiva. Hay pacientes que necesitan aumentar el tamaño de su nariz para dar más relieve a la punta, para levantar un dorso hundido o para corregir deformidades tanto de origen congénito como traumático. En estos casos, el cirujano suele recurrir a injertos con tejidos del propio paciente para dar forma o sostén a la nariz.

La técnica de regeneración dérmica, inventada y publicada por el Dr. Jorge Planas es muy útil para corregir narices hundidas por traumatismos, cirugías anteriores no exitosas, narices de raza oriental o simplemente por ser narices con el caballete deprimido.

La utilización del regenerador dérmico Integra en rinoplastia permite la generación de una dermis de mayor grosor para dar forma a la nariz, incrementar el tamaño y/o modificar el ángulo naso frontal.

La gran ventaja de esta técnica es que no utiliza material sintético alguno, y evita tener que usar cartílago auricular o de costillas para conseguir el mismo objetivo.

Video Nariz Hundida

Nariz corta: En ocasiones se precisa realizar injertos de cartílago del propio paciente para alargar una nariz corta.

Video Nariz Corta

Septoplastia: El resultado de una rinoplastia es un paciente satisfecho y agradecido, que se adapta rápidamente a su nueva imagen y que, a su vez, aumenta su nivel de seguridad y autoestima.

Además de ser un elemento clave en la estética facial, la nariz es un órgano respiratorio cuya función tiene una gran trascendencia.
Si el paciente tiene dificultad respiratoria, se realizará una exhaustiva exploración por parte de un otorrinolaringologo para determinar cuál es la causa de la mala función. En la misma intervención de rinoplastia estética realizada por el cirujano plástico, también se realizará por parte del otorrinolaringologo la cirugía necesaria para corregir una buena función respiratoria ya sea una septoplastia o cirugía de cornetes. 



Los beneficios

El resultado de una rinoplastia es un paciente satisfecho y agradecido, que se adapta rápidamente a su nueva imagen y que, a su vez, aumenta su nivel de seguridad y autoestima.

Además de ser un elemento clave en la estética facial, la nariz es un órgano respiratorio cuya función tiene una gran trascendencia. Si el paciente también ha sido intervenido por dificultad respiratoria (septoplastia, cornetes…) además de la mejora estética respirará mucho mejor.


Galería


Reacciones

reaccion-rinoplastia2020
rinoplastia-noemi
rino-nerea
rinoplastia-01072020

Pre-operatorio

Antes de programar la rinoplastia, debes reunirte con el cirujano para analizar los factores importantes que determinarán si la cirugía puede funcionar bien en tu caso. Una exhaustiva historia clínica, una exploración física, toma de fotografías y un cambio de impresiones sobre las motivaciones y expectativas del  paciente, son puntos clave para lograr un resultado satisfactorio y realista de la cirugía.

Tal como sucede en todas las intervenciones, el examen médico previo es imprescindible para detectar cualquier posible anomalía que pudiera contraindicar la operación. La piel de la nariz y de su entorno debe estar libre de inflamaciones o infecciones y, como es lógico, deberá cuidarse de cualquier proceso gripal o catarral que provoque síntomas de congestión nasal.

Si tiene dificultad respiratoria, el otorrinolaringologo evaluará al paciente para indicarle el tratamiento oportuno para mejorar la función.


Post-operatorio

Cuando se completa la cirugía, se coloca una férula de plástico que ayudará a mantener la nueva forma de la nariz y que será retirada pasados 6 días de la intervención.

Dependiendo de la técnica se colocarán o no tapones nasales en ambos orificios para evitar el sangrado y estabilizar el tabique nasal. En Clínica Planas realizamos la técnica de Rinoplastia Ultrasónica que tiene la ventaja de que se evita colocar tapones. No obstante, si en algún caso puntual el cirujano tuviera que colocar tapones, se retiran a los 3 días.

La vuelta a la normalidad

El postoperatorio de una rinoplastia no es en absoluto doloroso. Tras la cirugía, y sobre todo, durante las primeras 24 horas, puede tener una ligera hinchazón y sentir alguna molestia en la nariz. Molestias que se controlan bien con la medicación.

Notará que la hinchazón y los hematomas alrededor de los ojos aumentan hasta alcanzar un máximo a los 2 ó 3 días. En cualquier caso, se sentirá mejor de lo que pueda parecer por su aspecto.

La mayoría de los hematomas y de la hinchazón desaparecerán en unas 2 semanas.

Es normal que durante los primeros días se produzca un ligero sangrado por la nariz. Trate de sonarse con suavidad durante la primera semana hasta que los tejidos cicatricen.

En caso de que le hayan puesto tapones en la nariz, éstos serán retirados en 1 ó 2 días.

Después de una semana, o como mucho dos, si se ha puesto escayola esta será retirada y los puntos si los hubiere.

La mayoría de los pacientes que se someten a una rinoplastia se encuentran bien en 2 días, siendo capaces de retomar la actividad normal en una semana más o menos. Sin embargo, no se deberán realizar algunas actividades hasta que no pasen algunas semanas, siga las instrucciones que le indique su cirujano.

Video Postoperatorio

Algunas recomendaciones son: evite cualquier tipo de actividad física brusca como (footing, natación, hacer flexiones,...) durante 2 a 3 semanas, cualquier actividad que ponga en riesgo que pueda golpearse en en la nariz y tomar el sol durante 8 semanas.

Lávese la cara y aplíquese maquillaje con cuidado. Puede volver a colocarse lentillas tan pronto como quiera, pero si lleva gafas debe tomar ciertas precauciones.



Resultados

En Clínica Planas nuestro objetivo es  lograr que después de la rinoplastia el paciente se sienta feliz y a gusto con su nueva armonía facial, con un resultado natural, sin que se vea una nariz «operada».

Durante los primeros días después de la cirugía, notará hinchazón en el rostro y aparecerán hematomas. Estos días iniciales puede existir cierta inquietud pero día a día el aspecto mejora y el paciente comienza a sentirse más contento.

El aspecto estético definitivo deberá seguir una evolución que llevará un tiempo no inferior a seis meses. Se trata de una evolución lenta y progresiva que puede incluso pasar desapercibida. Sin embargo, hay que insistir en su gran importancia para el resultado definitivo.

Postoperatorio Inmediato



F.A.Q.

Se debe evitar la exposición solar durante el primer mes después de la cirugía. La zona que más debe protegerse del sol es la de los párpados inferiores ya que podría dejar una mancha oscura en la piel que tardaría tiempo en desaparecer.

Aunque no sea visible, el edema provocado por la operación persiste largo tiempo. Esto se nota usando gafas porque dejan una marca en el punto de apoyo sobre la nariz. No existe una contraindicación, pero sí una recomendación de no llevarlas de forma continuada durante el primer mes tras ser intervenido.

Todos los pacientes que respiren mal serán explorados tambien po un otorrinolaringologo que diagnosticará e indicará el tratamiento a seguir para conseguir una perfecta función respiratoria.
El el caso de tener que realizarse cirugía para conseguir mejorar la función (ya sea septoplastia o cirugía de cornetes), el otorrinolaringologo realizará la cirugía en el mismo tiempo quirúrgico que el cirujano plástico realizará la rinoplastia estética.

Cuando se ha terminado el proceso de osificación de los huesos de la cara, normalmente entre los 15 y los 17 años. No obstante, siempre es mejor esperar a la mayoría de edad antes de tomar la decisión de operarse.


No lo es. En general no se precisan analgésicos.

La posibilidad de complicaciones en este tipo de intervención es muy poco frecuente. Puede producirse una infección o sangrado mayor del habitual, una reacción anómala a la anestesia, o pueden aparecer pequeñas venitas en la piel de la nariz que generalmente son transitorias (complicaciones muy raras, pero que pueden aparecer en cualquier intervención quirúrgica).

En practicamente la totalidad de los casos al no llevar tapones, el paciente puede respirar por la nariz desde el primer momento aunque al principio con cierta dificultad, ya que podrán formarse pequeñas costras internas y existirá una cierta inflamación postquirúrgica inevitable. 

Al retirar la ferula a los 6 días, la nariz tendrá una forma correcta y lo suficientemente bonita para hacer una vida totalmente normal. El resultado definitivo, en lo que a detalles se refiere, precisará de un tiempo mayor, por lo general unos seis meses.


Opinión experto

Dr. Jorge Planas
Dr. Jorge Planas

Con algunos de mis pacientes con los que tengo un trato frecuente, por amistad o profesionalmente; he observado, en bastantes ocasiones, que, tras someterse a una rinoplastia, experimentan un auténtico cambio, muy positivo, en el modo de tomarse la vida y su nivel de seguridad en ellos mismos aumentó considerablemente.

El resultado es muy gratificante y la mejoría estética hace que el paciente olvide con gran rapidez su imagen anterior.


Curriculum Entrevista Blog


Acreditaciones Principales