Rizartrosis


Introducción

La rizartrosis, o artrosis de la base del pulgar, o artrosis trapecio-metacarpiana es una patología muy común, que afecta al 20% de la población mayor de 50 años, mujeres en la mayoría de casos.

Se trata de una artrosis localizada en la base del pulgar, que se instaura a nivel de dos huesos: el trapecio y el primer metacarpiano, provocando en la articulación, un desgaste crónico y progresivo del cartílago que recubre el trapecio y el primer metacarpiano, a nivel de la base del pulgar (artrosis trapecio-metacarpiana).




La rizartrosis se da mayoritariamente en las mujeres de entre los 50 y los 60 años, y en la mayoría de los casos, ocurre en ambas manos.

El desgaste del cartílago produce todos los síntomas típicos de la artrosis, de manera que los pacientes afectados por esa enfermedad padecen un dolor localizado en la base del pulgar.

Es muy típico que los pacientes padezcan episodios de dolor intensos ubicados en la raíz del pulgar (cerca de la muñeca),  que aumentan con el movimiento y al realizar esfuerzos con la mano.

Los movimientos del pulgar se reducen con el paso del tiempo, dando lugar a una rigidez progresiva del dedo, sobre todo al abrir la mano.

Los pacientes acusan una falta de fuerza en dedo índice y pulgar y en los casos mas evolucionados, se aprecia una deformación del pulgar por la formación de espolones óseos (osteofitos) a nivel de la articulación afectada.

Para estos pacientes, abrir una botella es un reto no siempre fácil de lograr.

Una completa historia clínica junto a una radiografía con la proyección de Kapandji, permitirá tener un diagnóstico preciso y elegir el tipo de tratamiento.

Cuando el tratamiento médico conservador se ha realizado durante al menos 6 meses y resulta ineficaz, solo una intervención quirúrgica puede solucionar el problema. El tipo de cirugía dependerá del grado de artrosis y del tipo de actividad manual.





Tratamientos quirúrgicos

Artrodesis trapecio-metacarpiana:

Es la solución más radical al problema. Consiste en la fijación del pulgar de manera que ya no vuelve a tener capacidad de movimiento. En la clínica Planas la reservamos solo para ciertos casos especiales, como pacientes intervenidos muchas veces del mismo problema, con lo que ya no se puede preservar la articulación.

Trapezectomía con tenoplastia:

Consiste en la ablación (extracción) del trapecio que será reemplazado por un tendón del antebrazo (tenoplastia) para evitar el acortamiento del dedo.
Este tipo de intervención, si bien logra que el dolor remita, por otro lado afecta a un tendón de la muñeca ya que será utilizado para rellenar el espacio dejado vacío por la extracción del hueso del trapecio.



                                               

Con esta cirugía no se reconstruye la articulación afectada por la artrosis, por lo que los pacientes presentan una reducción de la fuerza del pulgar y de la muñeca. Este tipo de intervención en la clínica Planas la reservamos solo para las pacientes de avanzada edad y con escasas necesidades funcionales de la mano.

Prótesis en pirocarbono

Más que prótesis, se trata de espaciadores de pirocarbono.

Este material se obtiene por un proceso de combustión de un isotopo del carbono y los productos fabricados con este material, se caracterizan por tener buena resistencia, bajo coeficiente de desgaste y elasticidad.

Estos espaciadores existen con diferentes formas, pero todos asumen la misma función de rellenar el espacio vacío debido a la extracción del trapecio.

                                 

De hecho, este tipo de intervención es la misma que la trapezectomia con tenoplastia, pero en lugar del tendón, como material de relleno se usa este espaciador, preservando entonces un tendón importante de la muñeca. En la Clínica Planas usamos esta técnica solo para aquellos pacientes con escasas necesidades funcionales de la mano, al igual que la trapezectomía con tenoplastia.

 Prótesis trapecio-metacarpiano

La finalidad de la prótesis trapecio-metacarpiana es la de eliminar el dolor y restaurar la longitud del pulgar y, por lo tanto, la fuerza y la totalidad del movimiento.

El procedimiento quirúrgico generalmente se realiza bajo anestesia loco-regional (se duerme solo el brazo) de forma ambulatoria.

La intervención consiste en la implantación de una prótesis muy similar a la prótesis de cadera, formada por un vástago, una cúpula y una cabeza. La única diferencia es que no deberá soportar ninguna carga de peso corporal.



El procedimiento consiste en eliminar la porción del hueso que está desgastada y reemplazarla con la prótesis, que funcionará como una articulación normal.

      

Estas prótesis existen en diferentes formatos (retentiva, de doble movilidad, cementada, a press-fit). El especialista valorará cual se adapta mejor a las necesidades de cada paciente.
 
Esta intervención es la más recomendada y utilizada en clínica Planas para el tratamiento de la rizartrosis avanzada.





Post Tratamiento

La recuperación es rápida y en 2-3 semanas se empieza la rehabilitación y los primeros movimientos del pulgar.

Podrán realizarse esfuerzos con la mano transcurridos 3 meses después de la intervención.



Acreditaciones Principales