Incontinencia Anal


Introducción

La incontinencia anal es la incapacidad o la dificultad para retener las heces y los gases, suele manifestarse de manera involuntaria y en momentos no deseados, siendo motivo de importante afectación y limitación de la vida personal, social y laboral.

La causa más común, en la mujer, es el traumatismo sobre el esfínter anal inducido por el parto vaginal que puede provocar lesión o debilidad de los músculos que controlan la defecación.

La incontinencia puede presentarse posteriormente al parto o años después, cuando se suman otros factores y el envejecimiento fisiológico de las estructuras musculares y ligamentosas de la pelvis. Otras causas frecuentes, en ambos sexos, son la cirugía anal por fístula, hemorroides y fisura, la cirugía del recto por cáncer, el prolapso rectal, el rectocele y algunas enfermedades neurológicas.

La incontinencia fecal leve puede tratarse con modificaciones dietéticas, medicamentos y rehabilitación de la función anorrectal.


Sobre la Unidad Integral de Proctología de la Clínica Planas   

Muchas patologías del tramo final del aparato digestivo, recto y ano, se caracterizan por síntomas poco específicos como el sangrado, el picor, la supuración, el dolor o el escozor anal, además de problemas de la función intestinal, como la dificultad para realizar deposiciones, la diarrea y la incontinencia fecal.
   
En la mujer, mucho más que en varón, es frecuente la aparición de problemas de salud relacionados con el suelo pélvico, desde el estreñimiento a la incontinencia o al prolapso de órganos como el recto o el útero.

El estudio de uno o más síntomas puede culminar en un diagnóstico que precisará tratamiento médico o quirúrgico y en ocasiones ambos. Existen patologías del ano y del recto que son propias y específicas de estos órganos y que, por lo tanto, requieren un tratamiento local, con frecuencia de tipo quirúrgico; sin embargo, hay enfermedades que pueden dar sus síntomas a nivel anorrectal y ser de naturaleza sistémica, de tipo infeccioso, o tener su causa e inicio en un tramo distinto del intestino: en estos casos suele ser apropiado el tratamiento médico.

En Clínica Planas disponemos de una Unidad Asistencial de Salud capaz de ofrecer una respuesta competente  y segura a los pacientes que sufran alguna enfermedad o problema del ámbito digestivo y proctológico, evitando duplicación de visitas, disparidad de opiniones, diagnósticos en ocasiones imprecisos, indicaciones incorrectas y tratamientos a veces inadecuados.

El objetivo de la Unidad Integral de Proctología es proporcionar una atención sanitaria moderna, funcional, simultáneamente médica y quirúrgica, altamente especializada, con medios diagnósticos actuales y amplia disponibilidad de tratamientos, convencionales y de última generación.


Tratamiento

Los pacientes que no presentan una lesión estructural de la musculatura anal, deben ser tratados, inicialmente, con medidas dietéticas, farmacológicas y con rehabilitación de la musculatura pélvica.

En caso de falta de respuesta al tratamiento médico y rehabilitador, existen opciones quirúrgicas: en presencia de lesión muscular está indicada la reparación esfinteriana; cuando esta cirugía no es suficiente o en pacientes con esfínteres íntegros, es posible mejorar el control anal con el implante de prótesis o infiltración de productos que aumentan el grosor del la musculatura. Otro tratamiento, novedoso, es el lipofilling anal o infiltración de células madres provenientes de la grasa del propio paciente, para aumentar el volumen de la musculatura.

 En enfermos con incontinencia grave o cuando otros tratamientos no han aportado beneficios se podrá recurrir a la estimulación de raíces sacras.

La estimulación o neuromodulación de raíces sacras es un tratamiento innovador mini-invasivo que puede realizarse con anestesia local y de forma ambulatoria. Consiste en estimular uno de los nervios que controla la función del esfínter anal, el recto y la musculatura perineal mediante un generador de impulsos que funciona como un marcapasos. En los pacientes con incontinencia doble, fecal y urinaria, a menudo se consigue corregir ambos problemas.

En otros casos y cuando han fallado tratamientos menos invasivos podrá valorarse el implante de un esfínter anal artificial que el paciente activa y desactiva según la necesidad de evacuar o no.


Beneficios

El resultado esperado tras la aplicación del tratamiento indicado es la significativa disminución o la desaparición de las pérdidas involuntarias de heces y gases con aumento notable de la calidad de vida, mejoría de autoestima y recuperación de la seguridad en las relaciones socio-laborales.



Opinión experto

Dr. Domenico Fraccalvieri
Dr.  Domenico Fraccalvieri

La incontinencia fecal representa un problema de salud muy invalidante, motivo de vergüenza, depresión, aislamiento y deterioro de la calidad de vida en general; sin embargo, hoy en día es una enfermedad con solución para pacientes de cualquier edad. La elección del tipo de tratamiento dependerá de una correcta evaluación de síntomas, causas y gravedad de cada caso.

El implante de pequeñas prótesis entre los músculos anales a través de mini-incisiones es un tratamiento novedoso, no doloroso y eficaz para pacientes con incontinencia leve o moderada. El tratamiento de estimulación de raíces sacras es la técnica que ofrece la mayor tasa de éxito en las situaciones de mayor gravedad e independientemente de la causa de la incontinencia; en muchos enfermos afectos de doble incontinencia, fecal y urinaria, este tratamiento puede mejorar significativamente ambos problemas.

Curriculum


Acreditaciones Principales