La crisis del coronavirus y el gran esfuerzo del sistema sanitario

coronavirus

En esta entrada de Corpore Sano vamos a hablar de la crisis del Coronavirus, no sólo de cómo se está readaptando el sistema sanitario sino también sobre qué podemos esperar desde casa en los próximos días.

Qué está haciendo el Sistema Nacional de Salud

El Sistema Nacional de Salud, lo que está haciendo estos días, es un máximo esfuerzo para descongestionar de carga de trabajo los hospitales. Lo hace mandando a la población a confinarse pero también liberando cirugías y consultas programadas no urgentes.

También haciendo un escalonado de médicos, para que así las especialidades que sean más afines a la pandemia, como pueden ser la neumología o los intensivistas, tengan la ayuda de todos los otros especialistas que, también liderados de su carga de trabajo, puedan dar apoyo ante este ingente número de ingresados que se prevé en los próximos días y que va a cargar un sistema sanitario ya de por sí sobrecargado.

El papel de la sanidad privada

En la medicina privada las clínicas hemos hecho lo mismo. En el caso de Clínica Planas hemos cerrado al público manteniendo un pequeño retén de médicos, enfermeras y personal para atender solo a urgencias. Asimismo, como toda la medicina privada, nos ponemos al servicio del Sistema Nacional de Salud.

¿Qué podemos esperar en los próximos días?

Desde aquí queremos enviar un mensaje de calma y tranquilidad, porque lo que vamos a ver es un pico en el número de contagiados y fallecidos en los próximos días, quizás llegando al máximo pico a final de semana. Ante esta situación nos preguntaremos si el esfuerzo que estamos realizando con el confinamiento, algunos en pequeños pisos con mucha gente, está sirviendo para algo si el número de contagiados y fallecidos no para de subir.

La respuesta es sí. Está sirviendo y de mucho. Es la única solución a esta pandemia porque este número que se va a incrementar en los próximos días, saturando los hospitales, es gente que ya ha estado infectada antes de que nos confinaran en nuestras casas. Por lo tanto, debemos esperar para que ese pico llegue a una meseta, que seguirá creciendo pero ya muy lentamente, para después estabilizarse y caer. Por lo tanto, no nos desesperemos por ver números que no son optimistas en los próximos días porque es parte del proceso y no lo podemos cambiar, ya que hay gente ya infectada anteriormente.

 

Desde aquí mucho ánimo, mucha fuerza, todos confinados en casa, olvidamos la unilateralidad y abrazamos el bien común.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *