BIG DATA La próxima revolución en el sector sanitario

BIG DATA La próxima revolución en el sector sanitario

BIG DATA BIG DATA es una herramienta util que revolucionara el sector sanitario. Cada 50 años históricamente se produce una revolución en el sector sanitario basada en las tendencias de la época. En la década de 1870 la asistencia sanitaria fue revolucionada por la teoría microbiana de la enfermedad y aumentaron los esfuerzos de la sanidad. Sobre 1920 el descubrimiento de la penicilina

impulsó el uso de la medicación como tratamiento de la enfermedad. En la década de los 70 el uso del ensayo controlado aleatorio (ECA) marcó el comienzo de una era de la medicina basada en la evidencia. Ahora, a medida que nos acercamos a los años 2020, existe una clara tendencia hacia un gran volúmen de datos; las  herramientas y la sistematización de la atención al paciente van a revolucionar la forma de trabajar de hospitales y médicos, sobretodo la forma de tratar a los pacientes para ello contamos con BIG DATA.

BIG DATA - Grandes cantidades de datos

En esencia el concepto de BIG DATA, hace referencia a un conjunto de información / datos tan grande y complejo que resulta difícil de procesar usando las  herramientas convencionales de procesamiento de datos. La cuestión que se nos presenta es cçómo acceder, distribuir y utilizar esta gran cantidad de datos "no estructurados". Para los pacientes, los médicos, hospitales y clínicas que tienen gran cantidad de datos con contenido clínico en registros electrónicos de salud (EHR) que no se utilizan, las consecuencias podrían ser unos gastos médicos fuera de control.

¿Pero donde radica el problema?

BIG DATAEl verdadero problema  es que la información necesaria para evaluar correctamente el riesgo del paciente y determinar el mejor tratamiento  está disponible en las notas del médico, pero sin las herramientas apropiadas el conocimiento sigue sin estar disponible, y por tanto sin uso. Cada día que pasa disponemos de mayores volúmenes de información, además de en nuestros centros también y sobretodo a través de la red; toda esta nueva información debe hallar un sistema para ser monitorizada , procesada, cribada y aprovechada en beneficio de la formación de nuestros médicos y por tanto también y sobretodo en beneficio del paciente. La formación a este nivel ya es determinante para todo aquel profesional que pretenda seguir desarrollando  de forma óptima su especialidad. Al final los nuevos sistemas establecidos permitirán que el conocimiento aprendido de estas grandes cantidades  de datos sean distribuidos y utilizados en beneficio de todos. Además, la incorporación masiva de chips para monitorizar pacientes va a permitir acumular cada vez más datos para los cuales deberán buscarse soluciones de procesamiento. Este es otro ejemplo de la nueva oleada de chips que nos van a permitir obtener mejores datos de nuestros pacientes y por tanto mejorar su diagnóstico previo análisis de otros perfiles con mismo diagnóstico.

Mejoras en los procesos

Las herramientas de flujo de datos para manipular los datos existen, y los sistemas para implementar mejoras en los procesos son posibles, estas tendencias suponen pues la base de un cambio en nuestro sector. La salud "impulsada por datos"   (BIG DATA) ha estado cada vez mejor definida y comprendida en los últimos años. Grandes grupos de registros pueden asegurar que se apliquen los mejores algoritmos de tratamientos personalizados para cada paciente.

Mejora en la atención personalizada

Esto significa que la medicina moderna trata a un paciente diabético de 83 años de edad con hipertensión BIG DATAde manera similar a un atleta de 45 años de edad con hipertensión, basándose en que se agrupan en el mismo ensayo clínico; en el futuro, la atención será mucho más personalizada en base a lo que funcionó mejor para millones de pacientes similares con anterioridad. Este nivel de atención personalizada ofrece la promesa de una atención mejor y más adecuada.

Mejorando también la economía del sector

Se espera que los resultados financieros mejoren también. Según un informe de 2011 del McKinsey Global Institute, el valor potencial de los datos de nuestro sector podría ser de más de 300 mil millones de dólares, y dos tercios de esa cifra influirá en el gasto nacional de salud, lo que representará una reducción del 8% de los costes aproximadamente.

El futuro que nos espera

Gran cantidad de datos, sólidas herramientas para su procesamiento, gestión, consulta y sobretodo nuevos procesos claros para las intervenciones fruto de todo este procesamiento de datos. Esto representa una gran oportunidad en cuanto a la posibilidad de obtener mejores resultados y menores tasas de mortalidad de los pacientes. Hemos de prepararnos para una gran revolución en nuestro sector donde todos tenemos ya la oportunidad de ayudarnos a todos un poco más.

fuentes:

Deja tu respuesta

Close