Dormir bien y su incidencia sobre la piel

dormir-bien

El 15 de marzo se celebra el Día Mundial del Sueño y desde Corpore Sano queremos hacer incidencia en la importancia de dormir bien. Dormir bien tanto cuantitativamente –alrededor de 6 u 8 horas- como cualitativamente –descansar bien-. En otras palabras, despertarte y sentir que has descansado.

De hecho, una seguidora de Corpore Sano nos pregunta sobre la incidencia de descansar o no descansar bien sobre la piel. Efectivamente, la falta de descanso hace que la piel envejezca. Esto se debe a que durante la noche se reparan las células de la piel. Especialmente la producción de colágeno, que se acelera durante el sueño. Por lo tanto, cuando uno descansa mal puede tener mala cara o la piel deshidratada. Si esto se acumula durante el tiempo podemos envejecer de forma más rápida.

Para los que tenéis problemas para conciliar el sueño existen unas reglas básicas:

  • No hacer comidas copiosas al final del día.
  • Elegir bien el momento ideal para hacer ejercicio físico, ya que hay gente que después de realizar deporte tiene más o menos facilidad para conciliar el sueño.
  • Tener una habitación en las medidas ideales de relajación (oscuridad, silencio o incluso orden o presencia de aparatos electrónicos).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *