Estudio del sueño


Tratamiento

Las mejores terapias para lograr un buen descanso

El periodo nocturno de sueño contabiliza un tercio de nuestras vidas. Está establecido que dormir entre 7-8 horas diarias de promedio es lo necesario para conseguir un sueño reparador. Sin embargo en ocasiones no se llega a este número de horas o bien la calidad del sueño no el adecuado. Entonces es cuando hablamos de trastornos del sueño. Trastornos que pueden llegar a afectar a la calidad de vida, pueden ser causa de trastornos de ánimo y en algunos de los casos ser un factor de riesgo para enfermedades cardio y cerebrovasculares. Un sueño reparador aporta innumerables beneficios a nivel interno y es una terapia Antiaging de la piel.

En Clínica Planas, se realiza una anamnesis y se analiza el trastorno de forma individual, mediante pruebas específicas para llegar a un diagnóstico correcto.

Es muy importante analizar el número de horas que se duermen y/o si se hacen horarios de noche o bien trabajos por turnos, porque muchas veces está es la causa de la somnolencia o de la sensación de sueño no reparador. Sin embargo en muchas ocasiones el paciente explica claramente un cuadro de dificultad para conciliar el sueño, o despertares frecuentes por la noche, en el contexto, muchas veces de estrés laboral o personal. En este caso estamos ante un cuadro de insomnio.


En qué consiste

Procedimiento

Para diagnosticar los trastornos del sueño, aparte de la anamnesis es fundamental llevar a cabo una polisomnografía nocturna completa o bien una poligrafía respiratoria.

Poligrafía respiratoria: Será una poligrafía respiratoria simple si con dicha prueba registramos si el paciente hace apneas, si ronca, si hace desaturaciones nocturnas secundarias a las apneas o patología respiratoria añadida (pulsioxímetro) y también registraremos el movimiento toracoabdominal para diferenciar apneas obstructivas de centrales.

Polisomnografía completa: si queremos registrar la calidad de sueño y valorar si se producen movimientos de piernas, necesitaremos hacer una polisomnografía completa que será como la respiratoria pero añadiendo canales para detectar contractura de músculos tibiales y añadiendo canales para Electroencefalograma, Electrooculograma y Electromiograma de digástricos (a nivel mandibular).

Ambas pruebas no son invasivas, ni producen molestias dolorosas. Se hacen durante la noche, por lo que habitualmente el paciente requiere en la clínica, y a primera hora de la mañana es dado de alta.

Síndrome de Apnea / Hipopnea del Sueño (SAHS)

Se da en aquellos pacientes que aún durmiendo las 7 horas recomendadas, padece somnolencia y se evidencia que el paciente ronca y padece alguna apnea. Los síntomas son somnolencia diurna, sensación de sueño no reparador, cefalea diurna a veces, y también deterioro en capacidad de concentración o memoria. Se ha demostrado que estas personas tienen un factor de riesgo cardiovascular y para desarrollar HTA, cardiopatía isquémica, accidente vascular isquémico o arritmias cardíacas. También hay estudios que demuestras que se tienen entre 2 y 7 más posibilidades de tener accidentes de tráfico.

Síndrome de Piernas Inquietas

Se trata de pacientes afectos de inquietud motriz, molestias en forma de hormigueo e incluso dolor en pantorrillas, pudiéndose producir en las extremidades inferiores en general. Estas sacudidas que se pueden dar a la hora de conciliar el sueño, acaben despertándonos. La consecuencia es somnolencia y sensación de sueño no reparador.



Acreditaciones Principales