Interpretación de los test de Covid-19

Parece que en estos meses de pandemia todos hemos realizado un curso de virología y de medicina infecciosa. Desde Corpore Sano queremos enseñaros a interpretar los resultados de los test de SarS-2 o Covid, con los que cada vez más nos vamos a ir familiarizando. Esto se debe a que probablemente nos los tendremos que realizar para saber si hemos pasado la enfermedad, si la estamos pasando, si somos inmunes o si no lo somos.

Cuando nos realizamos un test sanguíneo para estudiar la serología –si hemos generado o no anticuerpos contra el virus- existen 4 supuestos de resultados:

  1. IGM e IGG negativas: esto significa que nunca hemos estado en contacto con el virus. Ni hemos sido asintomáticos ni hemos padecido la enfermedad. Por lo tanto somos personas que ni podemos contagiar ni hemos sido contagiadas, pero estamos totalmente expuestos a que el virus nos infecte en cualquier momento.
  2. IGM negativa e IGG positiva: esto significa que hemos pasado la infección y que no tenemos capacidad de contagiar, pero además hemos generado anticuerpos contra el virus. Mientras estos anticuerpos duren estables en nuestra sangre tampoco nos podremos volver a contagiar. Son los llamados inmunes.
  3. IGM e IGG positivas: ya hemos creado suficiente inmunidad en nuestro cuerpo contra el virus, por lo tanto no nos volveremos a contagiar, como mínimo mientas dure esta inmunidad. Pero todavía tenemos capacidad de contagiar porque aún queda algún virus en nuestro organismo. En este caso lo que debemos hacer es protegernos y sobretodo proteger a la gente de nuestro alrededor. Asimismo, deberemos tomar otro test al cabo de unos días o semanas para asegurarnos de que la IGM ha bajado del todo y no podemos contagiar.
  4. IGM positiva e IGG negativa: este supuesto implica que estamos recién contagiados (5 – 8 días) y todavía no hemos desarrollado anticuerpos contra la enfermedad pero sí podemos contagiar. Por lo tanto tenemos que realizarnos una PCR para asegurarnos de que todavía estamos contagiando, además de hacernos al cabo de 2 o 3 semanas un nuevo test de serología. Así nos aseguraremos de que la IGM ya sea negativa y que la IGG sea positiva, en cual caso seríamos inmunes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *