Consejos para una buena alimentación durante el confinamiento

alimentación durante el confinamiento

En este momento de confinamiento quiero dar unas pautas sobre alimentación y suplementación nutricional que sería bueno tener en cuenta en estos días de crisis epidémica.

 

 

Sin harinas y sin azúcares baja la inflamación

Lo primero que vamos a hacer es analizar cuáles son los alimentos prohibidos o desaconsejados: harina y azúcares. El motivo es que estos son los alimentos más pro inflamatorios y lo que no queremos ahora mismo es tener nuestro organismo inflamado.

Alimentos aconsejados: carne, huevos, pescado y verduras.

Esto que acabamos de comentar significa que la base de nuestra alimentación tiene que ser el pescado, la carne y los huevos, que son ricos en nutrientes esenciales, acompañados de verduras y frutas que nos van a aportar minerales y vitaminas.

Miel, ajo y cebolla: antibióticos naturales.

Las recetas las podemos condimentar con ajo, con cebolla o con miel, ya que son “antibióticos naturales” y no debemos olvidar las setas –especialmente los champiñones- ya que van a aumentar nuestras defensas.

Ayuno intermitente: mejora el sistema inmune

Y muy recomendado el ayuno intermitente 8/16. Esto significa que durante 16 horas no comemos y durante las próximas 8 comemos. Por ejemplo, podemos saltarnos la cena o el desayuno. Esto aumenta mucho nuestro sistema inmune, además de que ingerimos menos calorías en esta época de confinamiento y sedentarismo en el que no las vamos a quemar.

Agua e infusiones: cuanto más bebas, mejor.

En cuanto a bebidas, mucha agua y muy frecuentemente. Cada media hora, como mínimo, un par de sorbos de agua. También infusiones, a poder ser calientes. Muy recomendada la infusión de agua con limón y jengibre, porque nos limpia las vías aéreas y si existe un cúmulo de virus en garganta llegarían al estómago, donde se eliminarían.

Vitamina A: 25 gotas / 12 horas.

En cuanto a suplementos nutricionales, importantísimo para complementar esta buena dieta. 25 gotas por la mañana de vitamina A y otras 25 gotas por la noche. La vitamina A refuerza los linfocitos T que son los encargados de identificar a los virus.

Vitamina C: 2 gramos al día

Otra vitamina importantísima en este momento es la vitamina C. Se recomiendan 2 gramos de vitamina C al día para eliminar los picos de cortisol que se producen en los momentos de carga emocional o de peligro. Lo que conseguimos con esto es frenar las consecuencias que tiene un cortisol disparado, como son apatía, abstemia, falta de fuerza, decaimiento e irritabilidad.

Vitamina E, presente en nuestra dieta.

La vitamina E no hace falta suplementarla porque normalmente en España tenemos una alimentación rica en vitamina E: aceitunas, frutos secos o aguacates, por ejemplo.

Vitamina D: 8.000 U.I al día.

Sí hace falta recargar la vitamina D, de la cual es recomendable tomar 8.000 unidades internacionales (U.I) al día porque estimula las células inmunes.

L-Lisina: 2 gramos al día.

A todo esto le añadimos 2 gramos de L-Lisina, un aminoácido que juega un papel importante en nuestro sistema inmune.

Magnesio: 500 mg. al día.

Añadimos también 500 mg de magnesio que mantiene el equilibrio energético neuronal. Podríamos decir que se trata de un tranquilizante natural.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *