Enterocele


Introducción

El enterocele es la caída de las asas intestinales en la parte más baja de la pelvis, hecho que causa una compresión sobre el recto impidiendo la defecación. Esta patología, típica de la mujer, ocurre cuando el suelo de la pelvis desciende de forma importante por laxitud de los tejidos o envejecimiento fisiológico y sobre todo cuando ha habido una intervención previa de histerectomía; la falta del útero deja un espacio entre vejiga urinaria y recto que es ocupado por las asas del intestino delgado o del colon sigmoide (si es redundante). La ausencia de útero, extirpado en una operación ginecológica previa, tanto por vía vaginal como abdominal, es un factor que predispone a la caída del intestino delgado o parte del colon en la parte más profunda de la pelvis y sobre el recto.

El resultado de esta “ocupación” es una dificultad importante para realizar deposiciones, con resistentencia al uso de laxantes y está asociada a dolor en la parte baja del abdomen, sensación de peso constante y distensión abdominal.

Con frecuencia, este trastorno puede coexistir con otras patologías benignas del suelo pélvico como prolapso rectal interno o rectocele.


Sobre la Unidad Integral de Proctología de la Clínica Planas   

Muchas patologías del tramo final del aparato digestivo, recto y ano, se caracterizan por síntomas poco específicos como el sangrado, el picor, la supuración, el dolor o el escozor anal, además de problemas de la función intestinal, como la dificultad para realizar deposiciones, la diarrea y la incontinencia fecal.
   
En la mujer, mucho más que en varón, es frecuente la aparición de problemas de salud relacionados con el suelo pélvico, desde el estreñimiento a la incontinencia o al prolapso de órganos como el recto o el útero.

El estudio de uno o más síntomas puede culminar en un diagnóstico que precisará tratamiento médico o quirúrgico y en ocasiones ambos. Existen patologías del ano y del recto que son propias y específicas de estos órganos y que, por lo tanto, requieren un tratamiento local, con frecuencia de tipo quirúrgico; sin embargo, hay enfermedades que pueden dar sus síntomas a nivel anorrectal y ser de naturaleza sistémica, de tipo infeccioso, o tener su causa e inicio en un tramo distinto del intestino: en estos casos suele ser apropiado el tratamiento médico.

En Clínica Planas disponemos de una Unidad Asistencial de Salud capaz de ofrecer una respuesta competente  y segura a los pacientes que sufran alguna enfermedad o problema del ámbito digestivo y proctológico, evitando duplicación de visitas, disparidad de opiniones, diagnósticos en ocasiones imprecisos, indicaciones incorrectas y tratamientos a veces inadecuados.

El objetivo de la Unidad Integral de Proctología es proporcionar una atención sanitaria moderna, funcional, simultáneamente médica y quirúrgica, altamente especializada, con medios diagnósticos actuales y amplia disponibilidad de tratamientos, convencionales y de última generación.


Tratamiento

La cirugía de recto-colpo-sacropexia ventral laparoscópica es el tratamiento de elección para esta patología. Consiste en reposicionar el intestino fuera de la pelvis, abrir el tejido peritoneal que constituye el fondo de la pelvis, separar el recto de la vagina y suturarlos  a una malla que se fijará al hueso sacro para que puedan quedarse sujetos y estirados hacia arriba. Posteriormente se sutura el tejido peritoneal abierto al principio para formar un nuevo fondo pélvico pero en un posición más alta y alejada del recto subyacente.


Beneficios

El resultado de la intervención es que las asas del intestino dejan de apoyarse y presionar sobre el recto favoreciendo la desaparición de la obstrucción al tránsito de heces en su tramo final. Todos los síntomas secundarios al problema obstructivo remitirán: imposibilidad para defecar, dolor, hinchazón abdominal, irritabilidad o depresión que haya podido generarse a consecuencia del problema intestinal.



Opinión experto

Dr. Domenico Fraccalvieri
Dr.  Domenico Fraccalvieri

La mayoría de las pacientes que no pueden defecar con normalidad creen que padecen un estreñimiento vulgar, aunque severo, y recurren a uso o abuso de laxantes. Sobre todo cuando los laxantes no producen el efecto esperado, se hace necesaria la valoración por parte de un Coloproctólogo experto en patologías del suelo pélvico, para que pueda descartar la presencia de un problema defecatorio de tipo obstructivo y no funcional, y si existe, solucionarlo.

Si está diagnosticado, el enterocele puede ser tratado de forma exitosa mediante una cirugía laparoscópica de pronta recuperación postoperatoria, escasamente dolorosa y de bajo riesgo de complicaciones, siempre que al realizarla sea un cirujano con experiencia en enfermedad pélvica benigna y en cirugía laparoscópica.


Curriculum


Acreditaciones Principales