Phytocután, la revolución antiaging

En este episodio de Corpore Sano os presento el Phytocután, principal ingrediente mi nueva línea de productos para el cuidado de la piel: Dr. Jorge Planas Cosmética.

Como cirujano plástico siempre intento tener la mente despierta, buscando formas innovadoras de potenciar la salud de la piel de mis pacientes. Por eso un día se me ocurrió que, si el láser funciona en la piel estimulando el fribroblasto que produce colágeno y así regenera la piel, por qué no aplicarlo en la caléndula. La caléndula es una planta con beneficios reparadores inmensos. Así cogí el láser y, buscando diferentes longitudes de onda, potencias y tipos de láser, di con la fórmula que potencia por 6 los beneficios de la caléndula. Así nació el Phytocután, activo de extracto de caléndula fotoestimulada con láser, patentado y avalado por estudios clínicos. Y así nació también la idea de crear mi línea cosmética basada en 4 productos con los mejores ingredientes naturales, además del Phytocután, para mantener una piel joven y sana.

Estos son los 4 sencillos pasos de la terapia facial antiaging que he desarrollado:

  1. El primero el limpiador, que está compuesto de Phytocután y diferentes aceites naturales que ayudan a mantener la capa lipídica de la piel. Lo ideal es realizar una doble limpieza, aplicando con los dedos primero unas gotas, para desmaquillar bien ojos, labios y cara y retirar con un algodón. Luego, una segunda limpieza donde realizaremos un suave masaje facial, lo emulsionamos con agua y veremos que se forma espuma. Seguidamente lo retiramos con una muselina o algodón y, si es necesario, con agua.
  2. El segundo paso es el tónico, que retira de forma intensa las células muertas y los restos de aceite. Además prepara la piel para el tratamiento posterior. Estimula la renovación celular, exfolia la piel, cierra el poro y estimula la producción de colágeno. Se aplica siempre con algodón y nunca con los dedos o pañuelos de papel.
  3. El tercer paso es el sérum, hecho a base de extracto de avena y que actúa como calmante y tensor inmediato. Es decir, como antiarrugas a corto y largo plazo. También contiene extracto de apio, que es un antioxidante redensificante que estimula y organiza la propia producción de colágeno, además de llevar Phytocután. Es apto para todo tipo de pieles, ayuda a cerrar el poro y contiene polipéptidos que emulan al bótox. Para aplicar, coger la pipeta y poner en la palma de la mano unas gotas. Calentarlas con la yema de los dedos y aplicarlas en la cara dando toquecitos y un breve masaje. Mi consejo es aplicarlo también en el contorno de los ojos.
  4. El último paso es la crema, que es de textura ligera y no grasa, por lo que no tapona el poro. Aporta una hidratación profunda que va a calmar la irritación, por ejemplo, de una piel con rosácea. Para aplicar usar la espátula que encontraréis en la caja, en lugar de hacerlo con los dedos; así evitaremos contaminar la crema. Se debe aplicar mediante un suave masaje. Uno de los ingredientes principales es el extracto de rábano rosa, captador de radicales libres que protegen del estrés oxidativo de la piel.

Estoy muy contento con esta línea cosmética que hemos desarrollado y, sobretodo, de ver que la gente que lo está utilizando tiene tan buenos resultados y tan inmediatos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *