Las dudas más frecuentes a la hora de someterse a una cirugía

Las dudas más frecuentes a la hora de someterse a una cirugía

Dudas al someterse a una cirugíaSi es socialmente aceptable que usted cuide su salud y su cuerpo, lo vigile para evitar la aparición de enfermedades, emprenda los pasos necesarios para sanarlo...¿Por qué no cuidar también su apariencia? Mucha gente sufre miedos, fobias y vergüenzas a la hora de plantearse una intervención de cirugía estética. Mi experiencia me permite agrupar estas dudas en tres grandes ideas:

j

"Tengo miedo a la anestesia general"

Es completamente natural. Yo también lo he tenido alguna vez y soy cirujano plástico. Sin embargo precisamente por ser cirujano sé que cuando me hallo bajo anestesia general es cuando más seguro estoy para recibir algún tipo de tratamiento quirúrgico. Al recordarlo , me tranquilizo. Entonces ¿porqué siento una reacción de pánico antes de razonar? Probablemente el deseo innato de controlar en todo momento que estamos haciendo con nuestro cuerpo sea lo que despierte ese miedo previo al razonamiento. Hallándonos bajo la anestesia general, varios instrumentos de concepción y funcionamiento avanzados y precisos controlan el estado de nuestro corazón, nuestro aparato respiratorio, todas nuestras constantes vitales. El equipamiento y los profesionales reunidos entorno a nosotros están preparados en todo momento para intervenir si alguna de mis respuestas fallase. Nunca habrá a su alrededor un grupo de especialistas y un volumen de máquinas que le controlen ni más ni mejor. La anestesia es hoy por hoy la técnica más adulta de todas las técnicas modernas

"Me da miedo no saber -no poder estar seguro de - como quedaré"

En algunas consultas el criterio profesional queda apartado ante la exigencia de una cliente habitual que solicita algún tipo de "exceso"o límite razonable; todos hemos visto alguna vez alguna persona con labios retocados exageradamente que casi le incapacitan para hablar normalmente. He ahí la gran diferencia existente entre unos centro y otros. Un verdadero profesional de la medicina no tiene clientes. Tiene pacientes. Si bien la mayoría no acude a nosotros por enfermedad sino por una necesidad estética, de igual modo son pacientes para mí. Una precisión muy importante por una cuestión ética que se traduce en la práctica en una serie de seguridades para usted.

A su pregunta ¿Cómo quedaré Doctor? podemos contestar siempre con una aproximación, nunca con una precisión, tanto si se trata de una cirugía estética como de un tratamiento con láser o cualquier otra actuación de medicina estética. No hay persona idéntica a otra ni intervención o tratamiento exactamente igual a otro. Sea como fuere, nunca me ha extrañado que mis pacientes me expresen ese temor, el miedo a no saber cómo se verán una vez obtenido el cambio. Y es que por un lado tenemos la razonable duda sobre si nuestro nuevo aspecto nos agradará y por otro el recuerdo visual de algunos excesos perpetrados en cirugía plástica sobre rostros mundialmente conocidos.. Finalmente , el recurrente miedo básico del ser humano: el de no tener garantizado el control; el control del resultado final. Como en el miedo anterior, usted se verá obligado a confiar en la experiencia, profesionalidad y ética ajenas. Dé por seguro qeu el especialista ético se esforzará al máximo para no dar pie a una interpretación errónea de hasta donde puede llegar su actuación, cual será el resultado esperable y cualqueir otro extremo relacionado con el tratamiento o la cirugía.

En la primera entrevista siempre pregunto al paciente "¿Qué resultados espera?", e intento profundizar en esta cuestión en todas las visitas previas a la intervención por razones técnicas y de ética.

"Me da miedo y vergüenza pensar que dirán u opinarán de mí mi familia y mis amigos"

¿Creerán que soy un vanidoso?, ¿Pensarán que soy muy frívola? ¿Diran que soy un egoista por gastar tanto dinero en mejorar mi aspecto? ¿Me reprocharán que logre lo que quiero cuando ellos desean lo que no pueden lograr? ¿Se burlaran de mí mis amigos? ¿Tengo derecho a seguir adelante cuando sé que mi marido/mi mujer/ mis padres están en contra?

Cerca de un 90% de nuestros pacientes se ven obligados a lidiar con un íntimo desasosiego: ¿Cuál será la reacción de su entorno?

Pero para usted que teme la reacción de todos ellos, tengo una pregunta: ¿ es cierto que la teme o teme que tengan razón?

Si verdaderamente siente miedo y el impulso de retroceder cuando su familia o amigos discrepan seriamente de sus decisiones, sería bueno que reflexionase cuándo entró en sus relaciones este componente negativo y qué puede hacer para remediarlo...o acostumbrarse a olvidarlo. Algo ha ocurrido que está coartando su libertad de expresión. Algo malentendido hay sobre los límites del respeto, la confusión entre la persuasión y la imposición, el hábito de ceder ante el bienestar común y las falsas obligaciones. No nos engañemos tampoco, se trata de una situación común. No debe ponerse el amor familiar o de los amigos en tela de juicio. Todo amor tiene un fuerte componente de sentido de posesión que hace difícil el compromiso de mantener el respeto auténtico por el otro. Quizás la mejor respuesta, como comentaba antes , sea mirar hacia otro lado y seguir adelante con lo decidido por usted. En cualquier caso no debería sentir ninguna culpa por tomar la decisión final, sea la que sea.

Dr. Jorge Planas

Clinica Planas 

Deja tu respuesta

Close