Lipoestructura Facial


Tratamiento

Remodelación volumétrica facial

Cuando envejecemos, la grasa, que se encuentra por debajo de la piel, en el tejido subcutáneo, va desapareciendo paulatinamente, sobre todo en la cara y en las manos.

Las manifestaciones que ocurren en el rostro de la persona de edad avanzada, como los ojos hundidos o cadavéricos, falta de volumen y definición en pómulos y ángulo mandibular, se producen por la falta de volumen, que aportaba la grasa desaparecida, con su consecuente flacidez de tejidos.

Para solucionar estos efectos del envejecimiento y otros derivados de la falta de volumen corporal, como puede ser, la falta de desarrollo de pómulos, mentón o glúteos, empleamos la técnica o filling de relleno de grasa.

Entendemos por lipoestructura, la técnica que nos permite aportar volumen a distintas zonas del cuerpo mediante la utilización de la grasa propia del paciente como material de relleno.

La técnica de infiltración de grasa propia, se utiliza en Clínica Planas desde el año 1998 con muy buenos resultados en nuestros pacientes, tanto con fines estéticos como reparadores.

La utilización de la grasa del propio paciente, como material de relleno para restaurar y dar volumen, o remodelar el contorno corporal, nos evita la utilización de materiales sintéticos o semi-sintéticos, que pueden ocasionar posibles complicaciones de extrusión y/o reacción a cuerpo extraño, y posterior rechazo por tratarse de un material extraño.

Se puede definir a la grasa autóloga como el mejor material de relleno y el menos nocivo para el organismo, ya que se trata del tejido graso propio del paciente. Siempre que se cumplan las condiciones necesarias para su obtención y posterior manipulación, y los medios sean los adecuados para garantizar la viabilidad del tejido injertado. La lipoestructura o filling de grasa es una técnica que consigue resultados estables y duraderos, logrando que la grasa no se reabsorba a largo plazo.

Disponemos también de clínica en Madrid. Consulte más información sobre "Lipoestructura Cóleman"


Tiempo de intervención

1 hora

Cama

No se requiere

Recuperación

3 días

Anestesia

Local

Efecto

1 semana

Resultados

Duraderos


En qué consiste

Para la obtención del tejido graso, y posterior implante, se precisa de una sedación y anestesia local de la zona donante, y/o anestesia general dependiendo del paciente y de la grasa necesaria que se precise en cada caso.

Las zonas donantes más frecuentes son: abdomen, cara interna de los muslos y rodillas, trocánteres (cartucheras) y papada.

Previa desinfección de la zona a tratar, procedemos a la obtención del tejido graso, de forma muy cuidadosa, mediante aspiración con una pequeña cánula de punta de roma unida a una jeringa especial (luer-lock) a presión negativa suficiente para aspirar y no dañar las células grasas.

Seguidamente el tejido graso es centrifugado para conseguir separar en tres estratos, el aceite (ácidos grasos), la grasa pura (que será la que infiltraremos) y los fluidos anestésicos, y la sangre, ubicados en la parte inferior. Procederemos a separar la grasa pura del resto. Todo ello nos permite la obtención de 3 cc a 7 cc de grasa pura, con todas las opciones intactas para sobrevivir, por cada 10 cc de material succionado. Para evitar que la grasa se reabsorba y los resultados sean duraderos, la infiltración o injerto del tejido graso se realiza de forma intramuscular y subcutánea; a través de incisiones mínimas, cerca del área a tratar. Se utiliza una micro cánula con la que se depositan pequeños implantes, creando filamentos grasos de 1mm aproximadamente de diámetro; de tal manera que exista una distancia mínima de 2 mm entre ellos para garantizar su posterior supervivencia.

Tras finalizar el implante, procederemos a la inmovilización del injerto entre 7 y 10 días, con un vendaje con un esparadrapo de papel, o con la utilización de fajas de presoterapia.

En la mayoría de ocasiones sólo es necesaria una sesión de tratamiento, aunque en ciertos pacientes se requiere más de una, para conseguir el resultado deseado, sobre todo en aquellos casos en que se precisan grandes volúmenes de tejido graso para corregir el defecto.


Los beneficios

Permite aportar volumen a distintas zonas del cuerpo mediante la utilización de la grasa propia

No hay posibilidad de rechazo del implante.

Rápida recuperación.

Los resultados son muy satisfatorios tanto en casos estéticos como reparadores.

Los resultados son estables y duraderos logrando que la grasa no se reabsorba a largo plazo.

El rejuvenecimiento facial mediante la lipoestructura facial, mejora con un efecto muy natural áreas como el contorno ocular, devolviendo la elevación y posición ideal de las cejas corrigiendo los ojos hundidos y las ojeras, el tercio medio de la cara y pómulos, y recuperar su correcta proyección y turgencia.

En el tercio inferior de la cara, mandíbula y mentón podemos devolver la continuidad del reborde mandibular y si es necesario proyectar un poco más el mentón.

Por otra parte logramos dar armonía al rostro, equilibrando las proporciones de los diferentes tercios faciales, consiguiendo así caras más atractivas, simétricas y estéticas.


Pre-operatorio

Como en toda intervención quirúrgica, se requiere un examen preoperatorio del paciente para detectar cualquier posible anomalía que pudiera contraindicar la operación.


Post-operatorio

Durante los primeros dos días, aplicar compresas frías en la zona tratada.
Drenaje linfático muy suave en la zona tratada durante el primer mes.
No realizar ejercicios físicos durante el primer mes.
Hidratación cutánea
Evitar la exposición solar durante el primer mes.


F.A.Q.

Los anticoagulantes, como la aspirina, y los preparados en cuya composición se encuentre la vitamina E, así como algunos medicamentos naturistas y de otras medicinas alternativas. El especialista le informará de antemano.

En general, los mismos que en cualquier intervención quirúrgica, esencialmente hemorragias, infección y complicaciones relativas al uso de la anestesia.

No es necesario realizar ejercicios específicos para la recuperación tras la operación.

Es necesaria la valoración del cirujano para estudiar la evolución de su recuperación tras la operación.


Acreditaciones Principales