Liposucción con células madre


Tratamiento

Se trata de una liposucción normal con el valor añadido de que parte de la grasa que se extrae podrá conservarse y beneficiarse de las aplicaciones de la medicina regenerativa.

Por primera vez, hoy es posible la conservación en banco privado de las células madre obtenidas a partir de la grasa de una liposucción. Todas aquellas personas que no hayan tenido la oportunidad de extraer las células madre de su cordón umbilical, podrán conservarlas y beneficiarse de las aplicaciones de la medicina regenerativa en un futuro. El Dr. Jorge Planas, cirujano plástico y director médico de la Clínica Planas, ha expuesto como primicia mundial el estudio de validación de esta técnica de conservación de células madre mesenquimales, denominada Lipo-Save.

La cirugía estética al servicio de la medicina regenerativa

Tras seis años de investigación, La Clínica Planas presentó en octubre de 2008 el estudio de validación de la técnica LIPO-SAVE para almacenar células madre obtenidas a partir de la grasa extraída de una liposucción. Se trata de la validación de un proceso que consiste en la extracción de grasa a través de la liposucción, obtención y cultivo de células madre y su posterior almacenamiento y conservación en un laboratorio y banco privado de células madre en Gran Bretaña.

En una primera fase de la investigación, los estudios se llevaron a cabo junto con la Universidad de Barcelona, enviando la grasa al Dr. Senen Vilaró, para que realizara el aislamiento y cultivo de las células de forma experimental en laboratorio.

En una segunda fase, la Clínica Planas creó un sistema validado y estéril de extracción, envase y transporte de esta grasa desde el quirófano al laboratorio. Asimismo, contactó con un banco de tejidos para poder llevar a cabo su posterior almacenamiento una vez aisladas las células madre de la grasa y cultivadas.

Para el desarrollo de esta técnica, bautizada como Lipo-Save y validada por las leyes europeas y el Ministerio de Sanidad británico, Clínica Planas cuenta con un instrumental especialmente adaptado que permite la manipulación del tejido adiposo sin alterar las propiedades que se necesitan para la obtención de las células madre. Por otro lado, el centro ha establecido los períodos óptimos para cada una de las fases que conforman el proceso, asegurando de este modo la calidad y el buen estado del tejido adiposo que será manipulado para la extracción de las células madre. En un periodo inferior a 30 horas, el envasado llega al laboratorio, donde las células madre son aisladas y cultivadas para después congelarlas a -180 grados. La criopreservación conservará las células durante años y, en el momento de ser requeridas por el paciente, las células se descongelarán pudiéndose recuperar el 80 por ciento de las mismas.

Esta técnica se ha aplicado ya a más de cincuenta de pacientes de la Clínica Planas, los cuáles ya tienen almacenadas en el banco británico sus células madre.

Se trata de una liposucción normal con el valor añadido de que parte de la grasa que se extrae se envía a un laboratorio para aislar las células madre, que se cultivarán y conservarán en un banco de tejidos privado. Este procedimiento se realiza en paralelo a la liposucción tradicional, sin ningún inconveniente para el paciente. El tiempo de intervención, postoperatorio, etc... es igual al de una liposucción normal.


Células madre para todos



La liposucción se presenta como la técnica más efectiva para extraer la suficiente cantidad de grasa que se necesita para obtener células madre mesenquimales.



Todos los tejidos del cuerpo humano contienen células madre, pero el tejido adiposo (grasa) es el que contiene mayor cantidad, y su extracción resulta menos agresiva para el paciente que si se extraen de cualquier otro tejido del organismo.




Tiempo de intervención

1 - 3 horas

Cama

1 día

Recuperación

3 días

Anestesia

General o local

Efecto

1 mes

Resultados

Duraderos


En qué consiste

Se trata de una liposucción normal con el valor añadido de que parte de la grasa que se extrae se envía a un laboratorio para aislar las células madre, que se cultivarán y conservarán en un banco de tejidos privado. Por tanto consiste en la eliminación de la grasa sobrante en el área del cuerpo afectada mediante su aspiración con finas cánulas que se insertan a través de pequeñas incisiones en los depósitos grasos situados bajo la piel.


Este procedimiento se realiza en paralelo a la liposucción tradicional, sin ningún inconveniente para el paciente.

La liposucción con aislamiento de células madre, se realiza normalmente con anestesia general

El tratamiento se realiza en una sola sesión y el paciente deberá permanecer en la clínica 24 horas


Los beneficios

Las células madre se aplican en medicina regenerativa y se espera que en un futuro más o menos próximo se puedan utilizar en el tratamiento de enfermedades como la diabetes, enfermedades cardiovasculares, lesiones de la médula espinal, traumatología o enfermedades neurológicas

Todas aquellas personas que no hayan tenido la oportunidad de extraer las células madre de su cordón umbilical, podrán conservarlas y beneficiarse de las aplicaciones de la medicina regenerativa en un futuro.


Pre-operatorio

Como en todas las intervenciones, el examen médico previo es imprescindible para detectar cualquier posible anomalía que pudiera contraindicar la operación.

Durante la primera consulta, el especialista le asesorará sobre todas las opciones existentes para solucionar su problema, evaluará cuidadosamente su estado de salud y escuchará sus expectativas. Después determinará en qué lugares del cuerpo se acumula la grasa y calculará el volumen aproximado a extraer necesario para recuperar un contorno corporal adecuado, teniendo siempre en cuenta la calidad de la piel de la zona a intervenir.

Si usted es fumador/-a y desea realizarse una liposucción, deberá abstenerse de fumar durante al menos dos semanas antes y dos semanas después de la intervención, ya que el tabaco puede afectar de manera muy negativa la cicatrización de la herida. Si está tomando algún tipo de medicación, es muy importante que informe al cirujano antes de la operación.


Post-operatorio

Después de la liposucción y a lo largo del primer mes, deberá utilizarse una faja y realizarse masajes en la zona tratada para controlar la inflamación y facilitar que la piel se adapte al nuevo contorno. En la mayoría de los casos, el postoperatorio es de 24 horas.

Además de la hinchazón y los hematomas propios de la intervención, la liposucción deja unas diminutas cicatrices apenas perceptibles, ya que las cánulas por las que se aspira la grasa son muy finas. Es necesario que transcurra un tiempo para que estas señales desaparezcan y los resultados puedan apreciarse al cien por cien. En cuanto a las posibles molestias, dependerán de la región tratada y de la extensión. La zona del abdomen suele ser más dolorosa. Las liposucciones en rodillas y muslos también producen molestias notables los primeros días pero se controlan bien con los analgésicos. Deberán realizarse masajes de drenaje linfático dos veces por semana durante los primeros dos meses para facilitar la recuperación.

Existen una serie de cuidados básicos que son convenientes seguir para garantizar el éxito de la liposucción. Al salir de la clínica, es posible viajar. Únicamente deberá tenerse en cuenta, de cara a la planificación, que habrá que volver a la consulta para retirar los puntos de sutura. Las actividades habituales pueden retomarse dos días después de la operación excepto practicar ejercicio físico, que deberá esperar entre dos y tres semanas, en función de la extensión tratada. Durante la primera semana no es posible bañarse. Es más recomendable realizar duchas rápidas de agua templada. También es importante evitar el sol y los rayos UVA durante los dos primeros meses para que no se formen manchas oscuras en la piel, ni utilizar la sauna hasta transcurridos tres meses desde la intervención para evitar un aumento de la inflamación.


F.A.Q.

Si la zona a tratar presenta una gran flacidez, su cirujano plástico evaluará la posibilidad de realizar otro tipo de intervención. En los casos de pacientes con sobrepeso exagerado, es mejor tratar su obesidad antes de realizar la liposucción. Por último, si padece alguna una enfermedad vascular deberá ser examinado por un especialista en cirugía vascular para valorar su caso.

La liposucción está considerada una intervención quirúrgica segura y con un índice muy bajo de complicaciones siempre y cuando se realice por especialistas cualificados y con los medios adecuados. No obstante, como cualquier intervención quirúrgica, existe el riesgo de hemorragias, infecciones y complicaciones relativas al uso de anestesia.

En cuanto a riesgos específicos, existen los siguientes: variación en la sensibilidad de la piel durante un cierto período de tiempo; persistencia de la inflamación, cambios de coloración e irregularidades en el contorno de la piel tras el periodo de recuperación habitual (en estos casos se realizarían tratamientos adicionales); infección de las heridas o sangrado excesivo, dos complicaciones poco frecuentes (afectan a menos del 1% de los pacientes) que suelen aparecer en personas que han tomado determinado tipo de medicamentos antes de la operación. La aparición de embolismos grasos o tromboembolismos, alteraciones del color de la piel o alteración de la sensibilidad en las zonas tratadas son todavía menos frecuentes.

La aparición de pequeños hematomas o de inflamación en el área tratada no deben considerarse como complicación. En aproximadamente el 10% de los casos es necesario retocar alguna zona pasados unos meses.

La cicatrización y el resultado final dependen de cada piel y de otras características propias de cada paciente. No obstante, existen diversos tratamientos cosméticos que ayudan a que la cicatrización sea rápida y a la disminución de las marcas como el aceite de mosqueta y cremas cicatrizantes reparadoras. El cirujano recomendará lo más adecuado para cada caso particular.

El cuidado de la piel antes y después de la operación influirá en el resultado final del aspecto de las cicatrices.

La celulitis puede mejorar, aunque no se elimina definitivamente. La liposucción y lipoescultura tratan el exceso de células grasas. El edema y los defectos de constitución del tejido graso que se presenta en la celulitis no tienen tratamiento quirúrgico.


Opinión experto

Dr. Jorge Planas
Dr. Jorge Planas

Los resultados son los de una liposucción normal, es decir una disminución notable del volumen y una mejora del contorno corporal, con el valor añadido de que parte de la grasa que se extrae podrá conservarse en un banco de células madre y beneficiarse posteriormente de las aplicaciones de la medicina regenerativa, por el uso de las células madre que pueden aislarse de esa cantidad de grasa almacenada.

Curriculum Entrevista Blog


Acreditaciones Principales