Deformidades cicatriciales secundarias a cirugía anal


Introducción

Se trata de una alteración del contorno anal caracterizada por pérdida de la normal elasticidad de la piel a causa de un proceso cicatricial problemático, lento, habitualmente asociado a intervenciones de fístula anal, absceso o condilomas de gran tamaño.


Tratamientos

1.    Plastia dermo-cutánea: consiste en resecar la parte de piel y tejido fibroso subyacente que corresponde a la deformidad y reconstruir el defecto mediante la movilización de parte de la piel y grasa próxima a la herida.
2.    Lipofilling: consiste en infiltrar, debajo de la deformidad, un concentrado de células madres de tejido graso obtenido mediante una pequeña liposucción, que se realiza inmediatamente antes de la infiltración. La liposucción se efectúa en una región corporal donde haya suficiente a cúmulo de grasa. El efecto puede tardar entre 2 y 6 meses en ser evidente.



Beneficios

Tras la resección de las lesiones, la cicatrización de las heridas se produce entre 1 y 3 semanas según el tamaño y no es un proceso especialmente doloroso; con la cicatrización progresiva, el ano recuperará un aspecto más regular y uniforme.



Acreditaciones Principales