Eliminación de Alergias

Creando tolerancia a aquellos fármacos y/o alimentos imprescindibles para mejorar la salud

Eliminación de Alergias

La Unidad Específica de Desensibilización Alergológica (UEDA) de la Clínica Planas  nace con el propósito de solucionar un problema no resuelto en el sector privado, creando tolerancia a aquellos fármacos y/o alimentos considerados como imprescindibles para mejorar la salud y la calidad de vida de los pacientes.

El equipo médico de esta nueva unidad está compuesto por profesionales supraespecializados capaces de conocer y analizar el perfil inmunológico del paciente y diseñar, por tanto, un tratamiento específico de desensibilización.

La desensibilización es un tratamiento ya aplicado en la sanidad pública que asegura una tolerancia  permanente a medicamentos como la insulina o la quimioterapia, imprescindibles para la cura de enfermedades como la diabetes o el cáncer.

¿qué es la desensibilización?

La desensibilización consiste en administrar a un paciente el fármaco  o alimento al que es alérgico. Su realización es compleja y requiere la coordinación de equipo médico especializado. No supone que el paciente deje de ser alérgico, si no que "engaña" al sistema inmunológico para que no se desencadene una reacción.

¿Qué enfermedades se benefician de la desensibilización?

Desde enfermedades frecuentes como las vasculares o diabetes hasta el cáncer y otras enfermedades de origen inmunológico en claro aumento y de gran afectación. Para tratar estas últimas, especialistas, como reumatólogos, neurólogos, gastroenterólogos o dermatólogos, entre otros, optan por una medicación basada en nuevos fármacos llamados anticuerpos monoclonales. Artritis reumatoidea, y otras patologías reumáticas

  • Artritis psoriásica, y otras patologías dérmicas
  • Enfermedad de Crohn y otras patologías digestivas
  • Hepatitis C
  • Lupus eritematoso diseminado y otras autoinmunes
  • Esclerosis múltiple en placas y otras neurológicas
  • Inmunodeficiencias adquiridas
  • Coronariopatías y enfermedades vasculares
  • Diabetes
  • Cánceres más frecuentes (mama, colon, próstata, pulmón, leucemias y linfomas) con alergia a quimioterápicos
 
 En cuanto a la desensibilización alimentaria, tras el estudio correspondiente e identificación de los alimentos causantes de alergia o intolerancia, se valorará conjuntamente con el paciente, la terapia desensibilizante adecuada, especialmente en aquellos alimentos necesarios o que comporten riesgo vital como el huevo, la leche, LTP’s (proteínas de defensa) de frutas y vegetales, etc.

Un protocolo personalizado

La personalización de los pacientes es una máxima de la medicina. Ninguna persona es igual a otra. Hay muchos factores, como la edad, el género, el tiempo de evolución de la enfermedad, la intensidad o severidad de los síntomas, que crean divergencias por lo que no se puede diseñar el mismo protocolo para todos. Hay que diferenciar entre el paciente que, al tomar determinado alimento o medicamento, presenta un síndrome de alergia oral (SAO), percibe sólo un picor en la boca, de otro que, sin embargo, sufre un shock anafiláctico súbito. Se entenderá que el protocolo ha de ser diferente en el abordaje del problema.

Duración y éxito del tratamiento

Si el tratamiento es temporal como sucede con la quimioterapia (generalmente los ciclos son cada 3 semanas), las pautas de desensibilización también lo serán, hasta que el oncólogo finalice la orden de tratamiento.

En el caso de los alimentos, si se trata, por ejemplo, de leche de vaca, el paciente deberá, siguiendo las indicaciones del alergólogo, tomar cantidades recomendadas de leche o derivados a diario y de por vida, para no despertar de nuevo la memoria inmunológica de la alergia. Es conveniente, según los expertos, realizar una revisión anual para adaptar las dosis del alérgeno.

La tasa de éxito del tratamiento, que se lleva a cabo ya en el sector público, se sitúa muy cerca del 100%, entre un 95 y 98 %, dependiendo de la experiencia del grupo alergológico que establece los criterios de inclusión.