Cirugía de Pezones Invertidos

Conseguir un pezón sensual y en armonía

Cirugía de Pezones Invertidos

Los pezones suelen desempeñar un papel importante en la autoestima de la mujer. Unos pezones invertidos pueden ocasionar complejos.
 
Los pezones invertidos o umbilicados son una patología  relativamente común en mujeres, más rara en hombres, y que puede afectar a una o las dos mamas. El pezón invertido es una alteración congénita que se produce cuando los conductos del pezón, llamados galactóforos y que permiten el paso de la leche hasta el pezón, son más cortos de lo habitual, hecho que provoca  la retracción de los pezones.
 
Una pequeña cirugía, que puede realizarse con anestesia local es, normalmente, la solución más eficaz para solucionar este problema.
 
 
El pezón invertido o umbilicado es una patología que, más allá de su impacto estético, en los estadios más graves, puede llegar a imposibilitar la lactancia materna.
 
Es importante diferenciar el pezón invertido del pezón retraído (adquirido tras una cirugía, infección o un tumor mamario), ya que el tratamiento es distinto.
 
Dependiendo de la severidad, el pezón invertido se clasifica en tres tipos:
 

  1. Grado I. El pezón cuando se manipula se puede extraer fácilmente o incluso en ocasiones sin manipularlo.
  2. Grado II. Para sacarlo es necesario manipularlo, pero vuelve a quedar invertido después de hacerlo.
  3. Grado III. En este grado nunca se logra extraer el pezón.
 
 
El grado más habitual de las pacientes suele ser el I o el II en un 90% de los casos. En el caso de grado III llega incluso a ser imposible la lactancia.
 
 
Al margen de los problemas funcionales que pueden ocasionar los pezones invertidos está claro el fuerte impacto estético que, en algunas mujeres, supone este problema. Este descontento estético es lo que motiva acudir a la cirugía para corregirlo.
 
Es importante valorar el grado de inversión del pezón, pues en los grados I o II se puede intentar una cirugía que conserve los conductos galactóforos, para no imposibilitar la lactancia tras la cirugía. El problema de estas técnicas conservadoras es el alto riesgo de recidiva.
 
En cualquier caso, y dado que el origen del problema es el acortamiento de los conductos galactóforos, si queremos corregir de forma efectiva la umbilicación será preciso cortar estos conductos.

Procedimiento

La operación es simple y se realiza bajo anestesia local, con una duración aproximada de unos 15 minutos por pezón. Se realiza una incisión en el borde inferior de la areola. El pezón se tracciona superiormente y es suturado en una nueva posición. La cicatriz es prácticamente invisible por su escasa longitud y por estar situada en la frontera entre la areola y la piel.

Más información sobre Cirugía de Pezones Invertidos

RESULTADOS

POST OPERATORIO