Aumento de mamas mediante grasa propia

Belleza del seno mediante recursos propios

Aumento de mamas mediante grasa propia

Cuando envejecemos, la grasa que se encuentra por debajo de la piel (tejido subcutáneo), va desapareciendo paulatinamente, sobre todo en la zona del rostro y en las manos.

Las manifestaciones que ocurren en el rostro de la persona de edad avanzada, como los ojos hundidos, falta de volumen y definición en pómulos y arcada mandibular, se producen por la falta de volumen, que aportaba la grasa desaparecida, y que conlleva a la consecuente flacidez de todos los tejidos.

Para solucionar estos in esteticismos, así como otros derivados de la falta de volumen corporal (poco desarrollo de las mamas, pómulos, mentón, glúteos.) empleamos la técnica de Lipoestructura o relleno de grasa.

Entendemos por lipoestructura, la técnica que nos permite aportar volumen a distintas zonas del cuerpo mediante la utilización de la grasa propia del paciente como material de relleno.

La utilización de la grasa del propio paciente, como material de relleno para restaurar y dar volumen o remodelar, evita cualquier posible rechazo o incompatibilidad, al tratarse de un material autólogo. Podemos definir a la grasa antóloga como el mejor material de relleno y el menos nocivo para el organismo.

Es muy importante la técnica de implantación de la grasa para asegurar que la misma sobreviva en la zona implantada y mantenga el volumen conseguido, logrando que la grasa no se reabsorba a largo plazo.

Disponemos de clínica en Madrid. Consulte más información sobre "Aumento de mamas mediante grasa propia"

Procedimiento

Para la obtención del tejido graso, y posterior implante, se precisa de una sedación y anestesia local de la zona donante, y/o anestesia general dependiendo del paciente y de la grasa necesaria que se precise en cada caso.

Las zonas donantes más frecuentes son: abdomen, cara interna de los muslos y rodillas, trocánteres (cartucheras) y papada.

Previa desinfección de la zona a tratar, procedemos a la obtención del tejido graso, de forma muy cuidadosa, mediante aspiración con una pequeña cánula de punta de roma unida a una jeringa especial (luer-lock) a presión negativa suficiente para aspirar y no dañar las células grasas.

Seguidamente el tejido graso es centrifugado para conseguir separar en tres estratos, el aceite (ácidos grasos), la grasa pura (que será la que infiltraremos) y los fluidos anestésicos, y la sangre, ubicados en la parte inferior. Procederemos a separar la grasa pura del resto. Todo ello nos permite la obtención de 3 cc a 7 cc de grasa pura, con todas las opciones intactas para sobrevivir, por cada 10 cc de material succionado.

Para evitar que la grasa se reabsorba y los resultados sean duraderos, la infiltración o injerto del tejido graso se realiza de forma intramuscular y subcutánea; a través de incisiones mínimas, cerca del área a tratar. Se utiliza una micro cánula con la que se depositan pequeños implantes, creando filamentos grasos de 1mm aproximadamente de diámetro; de tal manera que exista una distancia mínima de 2 mm entre ellos para garantizar su posterior supervivencia.

Tras finalizar el implante, procederemos a la inmovilización del injerto entre 7 y 10 días, con un vendaje con un esparadrapo de papel, o con la utilización de fajas de presoterapia.

En la mayoría de ocasiones sólo es necesaria una sesión de tratamiento, aunque en ciertos pacientes se requiere más de una, para conseguir el resultado deseado, sobre todo en aquellos casos en que se precisan grandes volúmenes de tejido graso para corregir el defecto.

Más información sobre Aumento de mamas mediante grasa propia

Hospitalización

Recomendaciones preoperatorio

Anestesia

Cuidados posteriores

El Dr. Jorge Planas explica los resultados

La utilización de la grasa del propio paciente como material de relleno para restaurar y dar volumen o remodelar evita cualquier posible rechazo o incompatibilidad, al tratarse de un material autólogo. Podemos definir a la grasa propia como el mejor material de relleno y el menos nocivo para el organismo con un índice de satisfacción por parte de nuestras pacientes altísimo.

Dr. Jorge Planas

El Dr. Gabriel Planas explica los resultados

El aumento de los senos con grasa propia, además de una mejora estética de la zona a tratar, también consigue una mejora estética del resto de la silueta, al haber sido realizada la extracción del exceso de grasa de otras partes del cuerpo. Los resultados son muy naturales. Es la elección ideal para aquellas pacientes reticentes a implantarse prótesis mamarias.

Dr. Gabriel Planas

El Dr. Javier Bisbal explica los resultados

Uno de las ventajas que más valoran nuestras pacientes en el resultado es el tacto totalmente natural del aumento mamario mediante esta técnica. Asimismo, es muy importante la técnica de implantación de la grasa para asegurar que la misma sobreviva en la zona implantada y mantenga el volumen conseguido, logrando que la grasa no se reabsorba a largo plazo.

Dr. Javier Bisbal

El Dr. Carlos del Cacho explica los resultados

Una de las principales ventajas del aumento mamario mediante la propia grasa es que se evita la cicatriz en la mama ya que la grasa se introduce mediante la infiltración de la misma. De esta manera, la recuperación es considerablemente rápida y las marcas son imperceptibles, con unos resultados estables y duraderos.

Dr. Carlos del Cacho

El Dr. Artur Carbonell explica los resultados

La cirugía de aumento de senos con grasa propia es la elección ideal para aquellas mujeres que desean aumentar tan solo una talla de volumen. Los resultados son totalmente naturales, los senos ganan volumen, y recuperan su firmeza y consistencia, evitándose cualquier cicatriz y posible rechazo o incompatibilidad. Esta técnica tiene un valor añadido y es que, además de la mejora estética del seno, también se consigue una mejoría del la zona donde se ha realizado la extracción de la grasa sobrante.

Dr. Artur Carbonell

El Dr. Jaume Masià explica los resultados

Las ventajas son muchas y muy destacables. Cabe resaltar la naturalidad de los resultados, además de que esta técnica ahorra las posibles complicaciones relacionadas con las prótesis de silicona, como la contractura capsular o endurecimiento de los implantes.

Dr. Jaume Masià