IPL. Unificar el tono de la piel

Rostro uniforme y luminoso

IPL. Unificar el tono de la piel

El paso del tiempo y los factores externos como el sol aceleran el proceso de envejecimiento de la piel. En estos casos, la tez se caracteriza por presentar una textura rugosa e irregular además de manchas, rojeces y venitas que estropean la uniformidad del color cutáneo.

Para mejorar estos aspectos y rejuvenecer la piel existen diferentes sistemas como el IPL (Luz Intensa Pulsada). Se trata de una fuente de luz con propiedades diferentes a otros métodos como, por ejemplo, el láser. El IPL es un tratamiento no agresivo, por lo tanto, es posible realizar varias sesiones. De esta forma, se puede ir mejorando gradualmente la tonalidad y textura de la piel eliminando las manchas, rojeces, poros dilatados y arrugas finas.

Estas características hacen que sea un procedimiento que habitualmente se realiza en la zona facial, pero también puede llevarse a cabo en el cuello, escote, manos, e incluso piernas o brazos. Además dado que es un tratamiento no agresivo, el paciente puede retomar su actividad laboral y social inmediatamente.

En los casos en los que el doctor lo crea conveniente, el IPL puede combinarse con otras técnicas como infiltración de productos de relleno, Botox, peelings, radiofrecuencia e incluso se puede recomendar como complemento de técnicas quirúrgicas como el lifting o cirugía de párpados.

Procedimiento

El tratamiento debe iniciarse con la piel perfectamente limpia. Por esto, en un primer momento, se retira el maquillaje y las cremas que pueda llevar el paciente. Luego se coloca un gel frío y se inicia la sesión de IPL a través de la emisión de unos destellos de luz. Ésta es la energía que actuará a nivel interno en la piel para mejorar su aspecto.

Más información sobre IPL. Unificar el tono de la piel

Hospitalización

Recomendaciones preoperatorio

Anestesia

Cuidados posteriores

Preguntas más frecuentes