Psico-oncología

Le brindamos el apoyo psicológico que usted y sus familiares necesitan

Psico-oncología

Hoy en día, el cáncer de mama sigue siendo el tipo de tumor más habitual entre las mujeres de nuestra sociedad. Además de ser una terrible enfermedad, su tratamiento conlleva con frecuencia la mastectomía o extirpación de la mama, con la consecuente pérdida de un seno para la mujer que la padece.

El cáncer es una enfermedad relacionada con el sufrimiento y que implica unas repercusiones en la calidad de vida del afectado y sus familiares. Tanto el diagnóstico como el tratamiento de esta enfermedad suponen un cambio en los valores y las apreciaciones de la vida como un trastorno a nivel físico y psíquico, que a veces dificultan la adaptación a la nueva situación. A raíz de todo esto también se dan problemas de comunicación con la pareja y en ocasiones la familia, alteraciones de la autoestima y posiblemente niveles de ansiedad y depresión, sensación de pérdida de control y de incertidumbre. Todos estos problemas también se dan en la familia del enfermo, que, además, debe suprimirse sus propias emociones y sentimientos en favor del paciente sin poder menudo encontrar una válvula de escape.

Teniendo en cuenta las connotaciones de esta enfermedad y de su tratamiento, el apoyo psicooncológico puede ser necesario en varios momentos y para varias personas de alrededor del afectado:

Paciente:

Es el protagonista, la persona en quien recae este diagnóstico. Tanto al principio como a lo largo de todo el proceso puede requerir apoyo de forma aislada o continuada. Esta ayuda se puede proporcionar en formato de consulta individual o en grupo, según el caso y las necesidades de cada persona. También puede participar de talleres o sesiones informativas generales sobre las repercusiones psicológicas del cáncer para el de conocer a qué se puede tener que enfrentar y qué puede esperar en su situación. La visita, en determinadas circunstancias se puede hacer a domicilio.

Familiares:
El familiar del enfermo oncológico se denomina paciente de segundo orden por la razón de que mientras no sufre las consecuencias físicas del diagnóstico y tratamiento, tiene o puede tener las mismas repercusiones emocionales y psicológicas que el propio enfermo. Y no sólo eso, sino que a veces tiene que apoyar al enfermo en la crítica situación que está viviendo, pero sin poder expresar él mismo las emociones que esto le genera. También a veces hay obstáculos en la comunicación y dudas en momentos concretos en que no saben cómo hablar de un tema delicado o responder ante cuestiones comprometidas. La familia también puede recibir apoyo individual consistente en psicoterapia o un consejo sobre un tema determinado o también formar parte de un grupo de apoyo para intercambiar experiencias.

Para los profesionales que se dedican a tratar y cuidar del enfermo oncológico también puede ser necesario a veces recibir apoyo y asesoramiento psicológico. Para ellos mismos para afrontar el estrés que día a día puede suponer una tarea así, pero también para comprender mejor las necesidades que genera la situación en el paciente y poder ayudarle a él ya su familia aumentando sus habilidades comunicativas. Esta tarea puede ser en formato individual o en taller o grupo psicoeducativo sobre la comunicación y necesidades en el entorno del paciente oncológico.

Existen pacientes que pueden verse en una situación psicológicamente difícil por estar sospechando que pueden tener cáncer o estar a la espera de resultados de pruebas. También pueden haber personas con bloqueos intensos a acudir a un tratamiento (fobia a determinadas situaciones terapéuticas imprescindibles) o que tengan cancerofobia, que es un miedo intenso, incontrolado e irracional en padecer cáncer.

Dra. Tania Estapé
Psico-oncología Clínica Planas