Manchas en la piel

Piel uniforme sin huella

Manchas en la piel

El láser tiene múltiples aplicaciones médicas. En el campo de la estética, una de las más novedosas es la posibilidad de aquellas manchas cutáneas que aparecen en la cara, escote o mano. A menudo estas manchas están asociadas al envejecimiento y la causa principal de su aparición en nuestra piel suele ser la exposición prolongada a la radiación solar.

La aplicación del láser en la eliminación de las manchas cutáneas ofrece la posibilidad de destruir el exceso de pigmento sin causar daño a la piel. Normalmente se precisan una o dos sesiones de unos diez minutos para eliminar una lesión pigmentada  y las manchas desaparecen dejando la piel intacta y con un tono uniforme.

Esta técnica se caracteriza por ser indolora y no dejar cicatrices ni marcas de ningún tipo. Su aplicación varía según la edad, el tipo de piel y la pigmentación.
El láser tambien está indicado para eliminar las lesiones pigmentadas benignas de la piel por motivos estéticos: léntigos solares, nevus, máculas melánicas conocidas popularmente por manchas "café con leche", melasma, cicatrices hipercrómicas, secuelas de tratamientos despigmentantes, etc.

Procedimiento

El láser tiene la característica de que libera una gran cantidad de energía en un periodo de tiempo muy corto. Esa irradiación es absorbida por las manchas cutáneas destruyendo los pigmentos sin afectar a la piel circundante y sin dejar cicatrices.

Más información sobre Manchas en la piel

Hospitalización

Recomendaciones preoperatorio

Anestesia

Cuidados posteriores

Preguntas más frecuentes