DIEP

Un paso adelante para recuperar la armonía

DIEP

Hoy en día, el cáncer de mama sigue siendo el tipo de tumor más habitual entre las mujeres de nuestra sociedad. Además de ser una terrible enfermedad, su tratamiento conlleva con frecuencia la mastectomía o extirpación de la mama, con la consecuente pérdida de un seno para la mujer que la padece. La reconstrucción mamaria es un paso esencial hacia la normalidad. No sólo restituye un órgano perdido, sino que ayuda a recobrar la feminidad, la propia imagen, el equilibrio psicológico y contribuye a atenuar la conmoción que supuso la lucha contra el cáncer.

DIEP es la forma habitual de nombrar la técnica más novedosa de reconstrucción mamaria. Emplea únicamente la piel y grasa del abdomen, sin destruir ningún músculo y sin utilizar ningún material extraño para el cuerpo (implantes mamarios). El objetivo del cirujano plástico es crear un nuevo pecho lo más parecido posible a una mama natural. Este procedimiento no interfiere ni en el tratamiento, ni en el control posterior del cáncer de mama. Prueba de ello es que cada día son más los oncólogos que lo recomiendan.

Este método de reconstrucción es el más utilizado en los centros hospitalarios de mayor prestigio del mundo. Puede aplicarse a la mayoría de pacientes mastectomizadas, lo que significa un gran paso adelante en la lucha contra las secuelas del tratamiento del cáncer de mama. En la Clínica Planas, contamos con el equipo médico de España con más experiencia en este tipo de cirugía.

Disponemos también de clínica en Madrid.. Consulte más información sobre Reconstrucción mamaria DIEP.

Procedimiento

La elección del método más apropiado a la hora de realizar una reconstrucción mamaria dependerá de cada caso, ya que las características propias de la enfermedad y de la paciente nos llevarán a recomendar una o varias técnicas. En este último supuesto, paciente y cirujano decidirán conjuntamente el camino a seguir teniendo en cuenta las limitaciones, ventajas y riesgos de cada procedimiento.

El DIEP consiste en aprovechar el exceso de piel y grasa del abdomen de la mujer, que por sus características físicas de color, grosor y textura es la idónea para la reconstrucción mamaria ( Fig.2 Diepflap. com). El tejido que se extrae del abdomen se lleva hasta el tórax, donde se une a una arteria y a una vena mediante microcirugía para que tenga vascularización propia. Esto permite remodelar una nueva mama que por color, tacto y comportamiento será muy parecida a la natural. (Fig. 1 Diep Flap. com). En muchos casos, esta técnica aporta también un beneficio estético para el abdomen, ya que se extrae el exceso de grasa como si se tratase de una lipectomía abdominal estética.

Gracias a un método de disección microquirúrgica, el DIEP permite conservar los nervios y el músculo recto abdominal en su totalidad. A diferencia de otras técnicas como el TRAM, que provocaban debilidad de la pared abdominal o la pérdida funcional del músculo y requerían una malla sintética de refuerzo, el DIEP no deja secuelas: tras la intervención, se conserva la totalidad del movimiento del abdomen y la paciente puede incorporarse de la cama sin ayuda de los brazos o seguir practicando deportes como la natación y el esquí sin dificultades.

Tras la intervención, las mamas evolucionarán armónicamente, es decir, cuando la paciente adelgace la nueva mama adelgazará; si engorda, aumentará de volumen; cuando la paciente envejezca y las mamas caigan, lo harán de una forma simétrica. Es, por tanto, un tipo de reconstrucción duradera que se integra absolutamente en el contorno corporal.

Más información sobre DIEP

Hospitalización

Recomendaciones preoperatorio

Anestesia

Cuidados posteriores

Preguntas más frecuentes

El Dr. Jaume Masià explica los resultados

La reconstrucción mamaria es un paso esencial hacia la normalidad. No sólo restituye un órgano perdido, sino que ayuda a recobrar la feminidad, la propia imagen, el equilibrio psicológico y significa un gran paso adelante en la lucha contra las secuelas del tratamiento del cáncer de mama. El resultado es natural y definitivo. La nueva mama tiene el mismo tacto, forma y evolución que la mama natural.

El éxito final de la reconstrucción mamaria se obtiene si se alcanza un equilibrio entre lo que la mujer quiere y lo que la cirugía puede ofrecerle. Para ello es imprescindible que la paciente tenga una completa información y que el equipo que la atiende posea una amplia formación.

Dr. Jaume Masià