Hilos Tensores y Mini Hilos

el nuevo lifting sin cirugía

Hilos Tensores y Mini Hilos

La flacidez facial es uno de los problemas que más preocupa a hombres y mujeres, que buscan conseguir un rostro bien definido y sin signos del paso del tiempo. Para dar respuesta a esta creciente demanda, Clínica Planas ha incorporado el tratamiento de los hilos tensores a su portfolio de servicios de medicina estética.

Se trata de una revolucionaria técnica de rejuvenecimiento facial que estimula los tejidos internos para reafirmar la piel y corregir la flacidez. Los mini hilos tensores se sitúan a nivel subdérmico  para inducir la formación del colágeno y de los fibroblastos con el objetivo de redensificar la piel


Tras determinar las áreas faciales a tratar y en tan sólo unos 30 minutos, el especialista introduce los mini hilos tensores bajo la dermis. La técnica es totalmente individualizada para cada paciente dependiendo de la edad, la fisonomía y el grado de flacidez pero en una sesión estándar se suelen insertar entre 20 y 40 hilos. El procedimiento es fácil, rápido e indoloro. Una vez colocados los hilos, éstos producen una pequeña lesión tisular que provoca la creación de tejido de soporte a base de colágeno y fibroblastos.

El material de los hilos tensores se lleva utilizando como material de sutura cardíaca desde hace mucho tiempo, con lo que está probado que no produce rechazo ni alergias al ser antimicrobianos y bio-absorbibles. El material del hilo es la Polidioxanona y se reabsorbe a los 6 meses. Sin embargo, el efecto creado a raíz de la creación de nuevo tejido a base de colágeno y fibroblastos puede durar entre 12 y 18 meses.

Los resultados son progresivos y naturales. A las tres semanas se pueden apreciar los efectos, aunque no es hasta los tres meses cuando el tratamiento alcanza su punto álgido.

Hilos de tracción para más durabilidad

Para aquellos casos de flacidez más acusada y para pacientes que no quieran pasar por el quirófano para realizar un lifting, existe otra modalidad de hilos tensores; son los llamados hilos de tracción.

Estos hilos presentan espículas para la recolocación de los tejidos y anclaje, su colocación es muy fácil y no requiere punto de sujeción. Se suelen introducir unos 4 hilos por lado para reestructurar el contorno facial y el tratamiento se realiza con anestesia local. La recuperación oscila entre los 5 y 15 días (siempre dependiendo de las características del paciente) aunque permite la corrección durante los 8 días posteriores a su colocación.

Los resultados son espectaculares y sus resultados tienen una duración de 1 año.