Ejercicio aplicado para la mejora de la Salud y Supervivencia

Un programa diseñado para la mejora de la salud y supervivencia

Ejercicio aplicado para la mejora de la Salud y Supervivencia

El conocimiento más actual sobre salud y enfermedad nos indica que el grado de salud que adquirimos se basa en tres factores principales: la genética que hemos heredado de nuestros padres, el estilo de vida que realizamos y el sistema emocional que desarrollamos.

Dentro del estilo de vida, los factores más significativos que influyen sobre nuestra salud son los agentes tóxicos que recibimos (polución, aditivos alimentarios, tabaco, alcohol…), el tipo de alimentación y la actividad física que realizamos.

MARCADORES DE LA SALUD: LA EPIGENÉTICA Y LA FUNCIÓN MITOCONDRIAL

Para conocer los principales factores que afectan a nuestra salud, se estudian los ambientes:

 “macros”: que son básicamente estudios epidemiológicos de la población relacionados con el entorno en que se desarrollan (nutrición, ejercicio hábitos tóxicos,….)

 y los “micros”  relacionados con la investigación médica a nivel atómico, molecular o celular entendiendo que la salud celular es equivalente a la salud general del individuo.

En este sentido se empieza a comprender que todos los sistemas micro y macros están conectados  de forma que el ambiente en que nos desarrollamos  (macro) tiene una influencia en las estructuras más íntimas (micro) de las que nos componemos como puede ser el ADN, las mitocondrias, el sistema de inmunidad, energético,  sistema reparador o regenerador….etc.

Un ejemplo claro del grado de afectación que tiene el entorno sobre nuestro organismo es la nueva ciencia llamada Epigenética.  La Epigenética se define como la ciencia que estudia los factores que son capaces de activar o inhibir la expresión de los genes. Por tanto, actualmente sabemos que el tipo de vida que realizamos es fundamental  para obtener una expresión genética que nos sea favorable.

Dentro de los marcadores “macros” más importantes de salud y supervivencia conocidos, destaca por encima de todos, el nivel de condición física que tiene cada persona.  El grado de esfuerzo máximo que una persona puede alcanzar se relaciona con el riesgo de contraer enfermedades de todo tipo incluidas las cardiovasculares y tumorales y con la supervivencia, tanto de personas sanas como de enfermas. Para conocimiento de la población general, es importante saber  que una condición física de 8 MET’s (poder correr unos minutos a 8 Km/h) es la mínima condición física que debemos alcanzar para estar protegidos de todas las enfermedades. (De aquí viene el nombre de un Centro Médico 8 MET’s que dirigimos).

Por otra parte, a nivel “micro”,  se está descubriendo que las Mitocondrias (componentes de la célula que provienen de unas bacterias que fueron engullidas por una célula ancestral y que en la actualidad forma parte de todas las células de los animales) participan en la gran mayoría de los procesos celulares y son por tanto la grandes responsables de la salud celular. Cuando la función mitocondrial se deteriora deja abierto el camino a la aparición de la mayoría de enfermedades incluidas las cardiovasculares, tumorales y neurodegenerativas.  Las mitocondrias entre otras funciones, tienen una función principal, que es la de producir la energía necesaria para las funciones celulares.

El número de mitocondrias por célula varía de 100 a 1.000 y depende del tipo de tejido que se estudie. Así un tejido activo como el muscular, (incluido el cardíaco) o cerebral, contendrá mayor cantidad de mitocondrias que un tejido graso menos activo metabólicamente.

¿Cómo se puede testar la función mitocondrial?

El conjunto de todas las mitocondrias celulares nos determinan la capacidad energética o nivel de condición física, que podemos conocer a partir de unas PRUEBAS DE ESFUERZO MATABÓLICAS  que especifican el trabajo mitocondrial global y por tanto el grado de salud de cada persona. Por ese motivo se describe una nueva forma de salud que la denominamos “salud mitocondrial”  donde se obtiene  la salud mitocondrial de cada persona y el conocimiento del grado de vulnerabilidad de su organismo respecto al riesgo de desencadenar enfermedades.

Así como los estudios “macros” que relacionan capacidad física y salud no dejan claro como se debe realizar los programas de entreno para la mejora de la salud (a nivel científico no existe todavía un consenso), los estudios “micros” nos indican que un estímulo importante de la producción de mitocóndrias , aumenta la génesis o número de mitocondrias, mejora la “calidad mitocondrial”, optimiza la reparación o apoptosis o elimincación de las células dañadas (apoptosis equivale a muerte celular programada, un sistema de depuración que posee el organismo a fin de que no prosperen las células defectuosas, como por ejemplo las tumorales) y en definitiva mejora el grado de salud y de defensa de nuestro organismo.

A partir de aquí, hemos desarrollado un tipo de entreno denominado “ENTRENO A SATURACIÓN MITOCONDRIALdonde se optimiza la función mitocondrial y mejora la producción energética y, por tanto, mejora el grado de salud y la supervivencia, tanto en personas sanas como personas envejecidas o en personas afectas de una enfermedad crónica.

A través de las pruebas de esfuerzo metabólicas  somos capaces de crear el programa  de entrenamiento óptimo para cada persona con el objetivo de mejorar la calidad mitocondrial y reducir el riesgo de padecer enfermedades.

Más información sobre Ejercicio aplicado para la mejora de la Salud y Supervivencia

PROGRAMA DE MEJORA DE LA SALUD Y LA SUPERVIVENCIA

A QUÍEN VA DIRIGIDO:

PROGRAMA PARA EL DOLOR LOCALIZADO

PROGRAMA DE MEJORA DE GENES DIRIGIDO A PAREJAS JOVENES QUE DESEAN TENER HIJOS