Nuevo sistema desarrollado en Clínica Planas que permite la colocación rápida y segura de Balones Endogástricos

El Dr. Ramón Abad Belando, responsable de la Unidad de Endoscopia Digestiva de la Clínica Planas, aplica un sistema de invención propia sencillo y eficaz, que permite dirigir el balón endogástrico para la obesidad con seguridad y rapidez hasta el estómago, eliminando toda posibilidad de introducción errónea a las vías respiratorias, evitando así la posibidad de tos, espasmo laringeo y en el peor de los casos, hipoxia.

Nuevo sistema desarrollado en Clínica Planas que permite la colocación rápida y segura de Balones Endogástricos

Dos son las principales dificultades con las que se encuentra el endoscopista al colocar un balón endogástrico; por una parte el balón no tiene rigidez suficiente y por otra, su introducción al esófago no puede ser controlada visualmente.



Ello conlleva que en ocasiones, en lugar de introducirse en las vías digestivas, el balón se introduzca accidentalmente en las vías respiratorias, especialmente si el paciente es muy obeso o con el cuello corto.



Este riesgo de Hipoxia existe si tenemos en cuenta, que el dispositivo valvular de cierre que lleva incorporado el balón para su relleno, permite, que en el caso de tirar bruscamente de él, el balón se quede suelto en las vías respiratorias.



Esta es una posibilidad siempre existente, aún en manos de endoscopistas expertos.



Por ello, el anestesista en muchas ocasiones intuba al paciente y se realiza la introducción del balón en el quirófano, a fin de disponer de todos los medios necesarios, para subsanar las posibles incidencias derivadas de una mala o deficiente colocación.



El Dr. Ramón Abad Belando, responsable de la Unidad de Endoscopia Digestiva de la Clínica Planas, aplica un sistema de invención propia sencillo y eficaz, que permite dirigir el balón endogástrico para la obesidad con seguridad y rapidez hasta el estómago, anulando toda posibilidad de introducción errónea a las vías respiratorias, evitando así la posibidad de tos, espasmo laringeo y en el peor de los casos, hipoxia.



En definitiva, los beneficios probados de esta novedosa técnica son:



1.- Introducción segura del balón desde la boca al estomago, sin riesgo a que este se introduzca en las vías respiratorias.

2.- Rapidez en la introducción (tiempo medio de introducción boca-estomago en 4 segundos).

3.- Mínima presencia del endoscopio lo que favorece tener despejada la vía respiratoria.

4.- Mínimo tiempo de sedación.




PROCEDIMIENTO




En primer lugar se practica al paciente la gastroscopia inicial habitual, para descartar contraindicación previa a la colocación del balón. El endoscopio se coloca como es habitual, bajo visión directa a tiempo real con el fin de evitar la posibilidad de desviarse a vías respiratorias.

Una vez el endoscopio se halla en el estomago y ya se ha descartado contraindicación para la colocación del balón:



1.- Se coloca por el canal operador del endoscopio una guía de nititol cuyo extremo distal queda ubicado en duodeno.

2.- A medida que se va retirando el gastroscopio se va empujando la guía por el canal operador del endoscopio hasta que, una vez retirado el endoscopio, la guía sale por la boca del paciente, quedando suelta con un extremo en el estomago y otro en el exterior.

3.- Por dicha guía hacemos pasar un transportador, al cual previamente le hemos incorporado mediante bandas el balón y su sonda de alimentación.

4.- El conjunto transportador y balón se empujan por la guía sin posibilidad de error hasta el estomago.

5.- Una vez el balón en el estomago, se procede a hincharlo al tiempo que se asegura su correcta colocación y se controlan las primeras inyecciones de llenado, mediante per-endoscopia.

6.- Se retira el endoscopio.

7.- Una vez hinchado el balón, se procede a retirar la sonda de alimentación del balón, transportador y guía, todo al mismo tiempo.

8.- Se confirma la correcta ubicación del balón mediante una última endoscopia.



Esta técnica se halla patentada y es aplicable a todos los balones endogastricos que existen en el mercado. El mecanismo de introducción (sonda, guía y transportador) deberían estar incorporados con al balón en un kit en el momento de su venta.