Rehidratación Cutánea

Un plus de Hidratación y colágeno para la piel

Rehidratación Cutánea

La rehidratación con infiltraciones intradérmicas es una técnica muy novedosa que consiste en infiltrar dentro de la piel ácido hialurónico que ayuda a prevenir el envejecimiento cutáneo, a retrasar la formación de arrugas y a devolver a la piel su hidratación y elasticidad. El ácido hialurónico está presente en la dermis sana y su función es la de mantener la elasticidad e hidratación de la piel, ya que con el paso del tiempo su concentración en la dermis va disminuyendo. Este tipo de tratamiento se realiza en aquellos momentos en que la hidratación dérmica se hace más necesaria, como por ejemplo después de exposiciones prolongadas al sol, viento o lluvia, o tras la práctica de deportes al aire libre como el esquí o la navegación. También es un método muy recomendado para aquellas personas fumadoras o que trabajan en lugares cerrados.

El ácido hialurónico atrae gran cantidad de agua a su alrededor a modo de esponja molecular, estimula la formación de colágeno y elastina, y tiene además un gran poder antioxidante bloqueando los radicales libres. Es un tratamiento seguro y su efectividad se percibe desde la primera sesión.

El número de sesiones varía según el estado de la piel, pero se suelen realizar de dos a cuatro sesiones, separadas cada una de ellas por dos o tres semanas. Posteriormente pueden realizarse sesiones de mantenimiento cada tres meses.

Procedimiento

Antes de iniciar la rehidratación es necesario realizar una limpieza profunda y un desengrasado de la piel. A continuación se aplica una crema anestésica para que disminuya la sensibilidad superficial de la zona. Posteriormente se procede a la microinfiltración intradérmica (infiltración en la piel mediante agujas muy finas) del ácido hialurónico en la región a tratar: cara, cuello o escote.

Se finaliza el tratamiento aplicando unas criomascarillas estériles que, además de aportar sensación de bienestar, evitan la formación de rojeces y hematomas en caso de que los hubiese.

Su duración es de aproximadamente 20 minutos.

Después de la sesión se puede hacer vida normal.

Más información sobre Rehidratación Cutánea

Hospitalización

Recomendaciones preoperatorio

Anestesia

Cuidados posteriores

Preguntas más frecuentes