Entrevista: Dr. Juan Muñoz

“Siempre que se respeten las proporciones faciales y se realice una técnica quirúrgica adecuada, no tienen por qué dejarte el rostro irreconocible”

¿Por qué decidiste especializarte en la cirugía plástica  estética?
Desde muy pequeño expresé mi interés por la medicina y el arte (concretamente la pintura) y consideré que la cirugía plástica era una especialidad que fusionaría mis dos pasiones.

¿Qué operaciones son las que practicas con más frecuencia?

La cirugía que proporcionalmente realizó más, es el rejuvenecimiento facial o lifting. Pero las más solicitadas son las cirugías de aumento y reducción mamaria y la liposucción.

¿Crees que la mejor operación es aquella en la que apenas se notan los resultados?
El mejor halago hacia mi trabajo es que el paciente considere que el resultado de su cirugía es muy natural.

¿Consideras que la gente todavía sigue teniendo la concepción de que la cirugía estética te hará el rostro irreconocible?

Realmente creo que muchos pacientes tienen esa idea equivocada. Quizás los casos de algunos pacientes famosos han generado la idea de que la cirugía facial  cambia totalmente las facciones, pero la realidad es que siempre que se respeten las proporciones faciales y se realice una técnica quirúrgica adecuada, no tiene por qué suceder esto.

Uno de los principales condicionantes a la hora de decirse también es el precio ¿Toda la cirugía es cara?

El tema de los precios es siempre relativo. Hay profesionales que están muy capacitados y sus honorarios no son escandalosos. Lo que es  muy importante son las instalaciones donde se realice la cirugía, que debe tener las condiciones de seguridad necesarias para que el paciente esté perfectamente atendido.

¿La cirugía estética siempre es un capricho o a veces es también una necesidad?
Como muchas cosas en la vida, todo se valora según el cristal con el que sé miré. Para una persona con una rinomegalia es decir con la nariz muy grande, puede que sea una gran necesidad modificar esta situación, pues condiciona de manera importante su autoestima y capacidad de relación con los demás; o situaciones que le impiden desarrollarse en el desempeño laboral, en la capacidad de entablar amistades o en el ámbito afectivo.
En otros casos menos frecuentes puede que sí sea un capricho  o bien atender al reclamo de una moda pasajera. En estos casos debemos valorar con gran cuidado al paciente y considerar si es factible su deseo.

Creo que cada vez se tiende a realizar intervenciones más naturales que no requieran quirófano, aunque los resultados no sean tan duraderos. ¿Es preferible?
No tiene que ver para nada asociar tratamientos poco invasidos con la naturalidad. El problema es realizar una correcta indicación para cada caso. La medicina estética ayuda a mejorar ciertas áreas faciales y corporales con resultados menos duraderos y que quizás podrían retrasar el realizar alguna cirugía. Una cirugía con un patrón estético correcto puede ser muy natural y con resultados muy duraderos en el tiempo.

¿Han ayudado o perjudicado a la profesión series como Nip/Tuck y otras?
Series divertidas como Nip/Tuck han despertado el interés del público, pero sin embargo solo son una caricatura de nuestro trabajo; además, no resultan creíbles por los espectadores pues se exponen situaciones realmente ridículas.

¿Estaban mostradas con rigurosidad las intervenciones en esta serie o eran muy gore?
En la primera temporada realmente me sorprendieron con agrado la manera de reflejar nuestra actividad quirúrgica, pero posteriormente fueron perdiendo su cercanía con la realidad intraoperatoria.

Cuando alguien entra en tu consulta por primera vez. ¿ya sabes que es lo que va a pedirte que le soluciones con un simple vistazo?
Pues intento no preconcebir nada. Siempre lo más importante es escuchar al paciente y entender qué motivo le lleva a visitarte. Hace algunos años llegó un paciente a la sala de espera con unos auriculares muy grandes y el pelo largo, su nariz era bastante grande. Esto me hizo pensar que venía a consultar por una rinoplastia ; cuando entró al despacho lo salude y le dije: “ Buenas tardes, viene a informarse sobre una rinoplastia, ¿verdad? ” , y él quitándose los auriculares me dijo: “ Buenas tardes doctor, pues no, quiero que me opere las orejas” . Me sentí muy incómodo en el momento por mi comentario y esto me hizo reflexionar sobre las motivaciones que puede tener cada paciente para acudir a verme. Este paciente tenía unas orejas algo grandes, pero relativamente normales, sin embargo su gran nariz  no le preocupaba .

¿Has tenido que renunciar alguna vez a realizar alguna intervención porque no la encontrabas lógica o estética?
No una vez, sino muchas veces no he realizado lo que el paciente ha solicitado. En estos casos intento explicar los motivos médicos, estéticos o técnicos que me llevan a tomar esa decisión. La mayoría de las veces los pacientes lo entienden  y lo agradecen; en otros casos la actitud es negativa y quizás acudan a otro cirujano para intentar que cumpla sus deseos.

¿Se está igualando el porcentaje de hombres y mujeres a la hora de recurrir a este tipo de intervenciones?
Cada día tengo un porcentaje mayor de hombres que solicitan información de cirugía o medicina estética; tanto es así, que hay días que el número de visitas masculinas supera con creces las visitas femeninas.

¿Qué es lo que más piden ellos?
Pues dependiendo de la edad, los hombres solicitan determinados tipos de cirugía. Por ejemplo, los chicos más jóvenes de 25 a 40 años, actualmente solicitan frecuentemente información sobre liposucción de alta definición, que consiste  en un marcaje de la musculatura de tórax, abdomen, brazos, etc. Los pacientes entre 45 y 60 años solicitan más información sobre cirugía de párpados, cuello, trasplante capilar, bótox o relleno de surcos, entre otras.

¿El aspecto de las celebrities también influye a la hora de pedir una intervención u otra?

En algunos pacientes sí que percibo cierta influencia de las celebrities, pero realmente no son un porcentaje muy elevado de quienes asisten a mi consulta. Se inclinan más por hacer referencia a lo bien que ha quedado tras la operación un amigo o un familiar cercano.

¿Eres partidario de grabar y colgar las intervenciones estéticas para que la gente vea realmente de qué se trata y le pierda el miedo a llevarla a cabo?
No es de mi total agrado el colgar cirugías completas en las redes sociales o en YouTube. Creo que no siempre es necesario tener que ver cirugías complejas o algo crudas, para conocer la técnica quirúrgica de una determinada  intervención. Además muchas veces es difícil de entender lo que están haciendo por la baja calidad de las grabaciones. Y hay un alto porcentaje de pacientes que  comentan lo desagradable que es ver este tipo de vídeos “informativos”.

¿Se considera España un buen sitio donde hacerse una operación de cirugía estética o en realidad todo depende de los cirujanos y da igual donde estén situados?
En España hay una excelente formación quirúrgica con una larga tradición. Pero también es verdad que existen muchos países con una gran trayectoria en cirugía plástica y con profesionales muy bien capacitados. Yo creo que la base de todo esto, está en revisar el currículum y trayectoria del cirujano plástico al cual acudimos para informarnos y así poder tomar una decisión basada en la evidencia a la hora de operarnos.

Como en muchas otras cosas que pueden ser un capricho, hay gente que intenta ahorrar y hacerse las operaciones en países donde le resulte más barato. ¿Desaconsejable?


Pienso que este modo de actuar es totalmente desaconsejable. Un postoperatorio correctamente realizado y supervisado garantiza un resultado satisfactorio. Entre el 35% y 40% del resultado final dependerá de los cuidados postoperatorios.

Al final, ¿Tienes la sensación de que no eres solo un cirujano plástico y  te acabas convirtiendo en confidente, psicólogo, amigo… de tus clientes?

El empatizar con nuestros pacientes es fundamental para que ellos se encuentren relajados y a gusto en la consulta y así puedan exponer con tranquilidad sus preocupaciones, dudas, inquietudes, etc. Todo médico debe hacer  un poco de psicólogo de sus pacientes y aconsejarles de la manera más objetiva posible ante las dudas que puedan presentárseles.

¿Por qué para la mayoría de la gente sigue siendo un tabu reconocer que se ha retocado en una clínica cuando los efectos son más que evidentes?
Este punto de vista es un poco relativo, dependerá un poco del país, del poder adquisitivo de los pacientes, entre otras cosas. En determinados países es un símbolo de estatus el estar operado, con lo cual  a veces se establece una pequeña competencia para ver quien ha quedado con mejor resultado. Para la mayoría de las personas públicas -actores, políticos, famosos en general- si hay un poco de secretismo a la hora de comunicar que se han hecho algún retoque quirúrgico o de medicina estética. Los pacientes habituales en mi consulta no suelen tener este tipo de tabúes a la hora de hacer un retoque.

¿Cómo será la cirugía del futuro o cómo te gustaría que fuese?
En los procedimientos del futuro creo que el componente “regenerativo” será el protagonista; la grasa, las células madres y sus aplicaciones marcarán los avances en el rejuvenecimiento  y remodelación facial y corporal.
Espero que los resultados sean más armónicos y naturales.


Acreditaciones Principales