El diagnóstico precoz y los tratamientos individualizados, clave del éxito en la lucha contra el cáncer de mama

Un diagnóstico precoz, gracias al uso adecuado de las técnicas de imagen modernas, eleva el porcentaje de curación de la enfermedad. La Unidad de Senología de Clínica Planas engloba el estudio global e integrador de la mama normal y patológica, basándose en la necesidad de integrar todas las especialidades relacionadas y obtener una formación específica para resolver los problemas cada vez más frecuentes relacionados con la mama.

El diagnóstico precoz y los tratamientos individualizados, clave del éxito en la lucha contra el cáncer de mama

El cáncer de mama es actualmente el cáncer más frecuente de los que puede padecer la mujer. En nuestro país representa aproximadamente un tercio de los cánceres femeninos (30%) y se calcula que una de cada diez-doce mujeres lo llegará a padecer a lo largo de su vida. Sin embargo, el cáncer de mama sólo es responsable de menos de una quinta parte (16%) de las muertes por cáncer. Se calcula que a lo largo del año 2013 se diagnosticarán más de 25.000 nuevos casos. El acceso a una información veraz y contrastada sobre los problemas de los senos ayuda a detectar la enfermedad antes de que se manifieste o en fases precoces.

La posibilidad de curación depende del diagnóstico temprano y su posterior tratamiento. Como el cáncer de mama no sólo aparece en las edades en que nuestras autoridades realizan programas de cribado poblacional con mamografía, la autoexploración del seno no debe menospreciar, siempre y cuando no cause angustia en la mujer. Una vez al mes es suficiente, entre el quinto y el octavo día desde el inicio de la menstruación o si no se tiene ya, un día fijo de cada mes. 

A la mujer no se le pide que haga de médico, por lo tanto no debe buscar “bultos” de una forma o textura determinadas; en muchos casos esto sólo genera angustia. El pecho por dentro no es regular, y tiene diferentes texturas. Se trata de conocer el propio y “repasar” que todo esté “como siempre”. En caso de notar alguna novedad o variación, es recomendable consultar con el médico para asegurar que no se trate de un problema.


Técnicas de imagen para el diagnóstico

Actualmente no se puede concebir el diagnóstico y tratamiento de los problemas de la mama fuera de un ámbito en el que intervienen diversos especialistas, de manera coordinada y siguiendo unos protocolos de actuación consensuados.

Debe comprenderse que el cáncer de mama no es una enfermedad única, sino que existen múltiples variantes. Gracias a los avances de las técnicas que disponemos hoy, cada vez se hacen tratamientos más a medida de la enfermedad concreta de cada paciente y sus circunstancias; eso permite curar cada vez más.

Mamografía: es la principal técnica y cada vez es más refinada tecnológicamente. Los sistemas digitales de alta resolución permiten diagnósticos cada vez más precisos, a la par que se ha logrado disminuir aún más la cantidad de radiación para hacer la exploración. A pesar de ello sigue siendo necesario comprimir la mama para obtener una imagen lo más nítida posible y es molesto para la mayoría de mujeres pese a que los sistemas modernos de compresión controlan que la molestia sea la mínima. Hay que desmentir rotundamente, en este sentido, los rumores que circulan acerca de un posible riesgo de cáncer de tiroides al hacer mamografías.

Ecografía mamaria: es una técnica poco desagradable e inofensiva que nos muestra imágenes en tiempo real, permite dirigir agujas para biopsia con facilidad y mínima molestia para la mujer e incluso se puede usar en quirófano para localizar y extirpar los tumores con seguridad, evitando las molestias de colocar una aguja de marcaje o “arpón”. No puede sustituir a la mamografía, pero cada vez más se usa como complemento. También es muy útil para estudiar el estado de las prótesis de mama y complementar siempre a la mamografía adaptada al implante en estas mujeres.

Resonancia magnética de mama: es una prueba que no irradia y que en manos expertas muestra un rendimiento muy bueno. Sin embargo, requiere inyectar un contraste y permanecer boca abajo dentro de un tubo unos 40 minutos. Se reserva para mujeres pertenecientes a grupos de muy alto riesgo, mujeres con sospecha de cáncer, mujeres que tienen un cáncer demostrado y queremos estudiar con más profundidad o mujeres que lo tuvieron y requieren un control más específico. Es también útil para estudiar a las mujeres portadoras de implantes en algunas circunstancias, como la sospecha de rotura.

Mamografía-PET: es una técnica que se encuentra en fase de desarrollo y que no precisa comprimir la mama aunque sí inyectar en vena un trazador radioactivo. Aún no se ha encontrado el trazador ideal que marque todos los tumores de mama.


En el cáncer de mama las tasas de curación son las más altas de entre los llamados tumores “sólidos”. Aproximadamente un 80% de pacientes siguen vivas diez años después del diagnóstico.


Factores de riesgo

No existe nada que evite la aparición del tumor, pero sí se ha demostrado que tener el primer embarazo antes de los 24 años, tener varios hijos y lactar durante más de 6 meses reducen discretamente el riesgo de padecer cáncer de mama. Por otra parte, sí hay evidencia de qué hábitos podemos modificar, como hacer ejercicio con regularidad, comer de manera sana (dieta mediterránea), no tener sobrepeso y asegurar en nuestra dieta un aporte adecuado de Vitamina D (que se fija con la exposición al sol y el ejercicio), todos ellos disminuyen también el riesgo de una manera discreta pero significativa.

Existen situaciones de alto riesgo: mujeres pertenecientes a familias en que existe un factor hereditario que predispone a tener cáncer de mama mucho más que la población general (menos del 10% de todos los cánceres de mama), mujeres en que hemos encontrado en una biopsia de mama lesiones que predisponen a mayor riesgo, otras causas de aumento de riesgo como mujeres con mamas muy densas en la mamografía, mujeres que toman más de 7 a 14 consumiciones de alcohol por semana, y otras en que diversas circunstancias como tratamientos, accidentes radiactivos, etc, pueden aumentar el riesgo. Estas mujeres se manejan de manera distinta a las demás, con unos controles diferentes y más exhaustivos. En algunos casos se pueden tratar con medicamentos o cirugía para reducir el riesgo.

Sin embargo, no por hacer todo esto eliminamos el riesgo. Por ello es aconsejable que se sigan controles periódicos. Es muy importante insistir en recomendar la mamografía periódica y consultar en caso de cualquier alteración de la mama.


Unidad de Senología de Clínica Planas

En Clínica Planas se implantó en 1989 una Sección de Senología basada en la experiencia del Prof. Miguel Prats Esteve como pionero de la especialización y su difusión en España y el convencimiento del Prof. Jaime Planas Guasch de la necesidad de implantar esta disciplina para mantener el nivel puntero de calidad asistencial, humana y científica, de Clínica Planas

El concepto de Senología de Clínica Planas engloba el estudio global e integrador de la mama normal y patológica, basándose en la necesidad de integrar todas las especialidades relacionadas y obtener una formación específica para resolver los problemas cada vez más frecuentes relacionados con la mama.  En el tratamiento de las afecciones mamarias precisa de un enfoque global y multidisciplinar. De esta forma, además de un experto equipo de cirujanos plásticos, cirujanos mamarios, radiólogos, anatomo-patólogos con formación senológica, la Unidad cuenta con especialistas en psico-oncología, fisioterapia, medicina física y rehabilitación y consejo genético.   Los objetivos de la Unidad de Senología son:

• Estudio preoperatorio de pacientes que se someten a cirugía mamaria con finalidad estética o reparadora.
• Control de mujeres sanas con finalidad de diagnóstico precoz.
• Diagnostico y tratamiento de la Patología Benigna.
• Diagnostico precoz del cáncer de mama con circuito rápido para obtener resultados lo antes posible, mediante distintas técnicas de biopsia dirigida por imagen.
• Cirugía mamaria guiada por Ecografía. La ecografía Intraoperatoria, permite localizar la lesión no palpable en quirófano, a través de la imagen ecográfica, y extirparla a tiempo real, evitando los inconvenientes de colocar una aguja de marcaje o "arpón".
• Tratamiento del cáncer de mama con enfoque multidisciplinar y con especial énfasis a la aplicación de las técnicas de Cirugía Plástica (Oncoplástica, reconstrucción).
• Seguimiento de pacientes de riesgo, mujeres intervenidas por cirugía estética y enfermas tratadas por cáncer de mama.


Dr. Miguel Prats de Puig, Unidad de Senología de Clínica Planas.