Radiofrecuencia

El secreto de un rostro firme y sin flacidez

Radiofrecuencia

El paso del tiempo suele provocar un cierto descolgamiento de la piel, sobre todo en el área de las mejillas y del cuello. Actualmente existen diversas técnicas para poder solucionarlo. Una de las más eficaces y que además no conlleva una intervención quirúrgica es la radiofrecuencia. En este sentido, hay que destacar que este procedimiento no pretende sustituir a la cirugía, que posee unas indicaciones muy concretas y unos resultados óptimos en determinados casos, sino que constituye una alternativa para cierto tipo de flacidez facial.

Además una de las grandes ventajas de este tipo de tratamiento es que permite combinarse con otras técnicas que hacen que los efectos sean más duraderos. Así se puede llevar a cabo con infiltraciones de la toxina botulínica, la Luz Intensa Pulsada, Peelings... siempre y cuando el médico especialista lo indique y después del tiempo prudencial que se recomienda en cada caso.

Procedimiento

El tratamiento de radiofrecuencia consigue rejuvenecer la piel a través de la acción del calor. Esta sensación es producida por la energía que la radiofrecuencia ejerce sobre el colágeno de las capas más profundas de la piel. Este calor consigue de forma inmediata el estiramiento del tejido cutáneo reduciendo los signos del envejecimiento facial al dejar la piel más tersa, sobre todo en la región de las mejillas, línea de la mandíbula y cuello.

Este sistema es muy seguro y eficaz, puesto que el calor generado no afecta al organismo al ser muy superficial. En la actualidad ya se han realizado cientos de tratamientos sin efectos secundarios. Durante la aplicación del tratamiento el paciente puede notar una breve sensación de calor, pero en ningún caso esta sensación llega a ser molesta.

Más información sobre Radiofrecuencia

Hospitalización

Recomendaciones preoperatorio

Anestesia

Cuidados posteriores

Preguntas más frecuentes