Botox

Adiós las arrugas de expresión

Botox

El tratamiento con Bótox para rejuvenecer rostro, consiste en infiltrar en la piel unas gotas de un líquido que contiene proteína natural purificada para eliminar las arrugas de expresión. Como no es un material de relleno, no elimina las arrugas mediante aporte de volumen, sino que actúa sobre los músculos relajándolos, lo que permite mantener una expresión natural.

La dosis de toxina botulínica que se administra es muy baja y no se acumula con los años, lo que significa que nuestro organismo la reabsorbe y la elimina por vía renal.

El tratamiento se realiza en consulta de forma ambulatoria y no requiere anestesia ya que es indoloro. Consiste en introducir con una aguja muy fina unas gotas del producto en la piel, de forma muy superficial, en el área donde existen arrugas faciales de expresión.

Inmediatamente después del tratamiento no se observa ningún cambio apreciable y se puede retomar la vida laborar sin señales de haber realizado el tratamiento. Durante el primer año, el tratamiento se realiza cada 4 meses y a partir del segundo año, una aplicación cada 6 meses suele ser suficiente.

El primer año el tratamiento se realiza cada 4 meses y a partir del segundo año una aplicación cada 6 meses es suficiente.

Más información sobre Botox

Hospitalización

Anestesia

Cuidados posteriores

Resultados