Cirugía Reparadora en el Tercer Mundo

Desde 1998 la Fundación Jaime Planas trabaja en países del África subsahariana ofreciendo asistencia médica y quirúrgica a la población más necesitada. Los médicos de la fundación, especializados en cirugía plástica y reparadora, tratan quemaduras, malformaciones congénitas, traumatismos y secuelas de heridas.

La Fundación Jaime Planas y la ONG Amref han emprendido una misión humanitaria en la isla de Pemba, situada al norte de Zanzíbar, en las costas de Tanzania.

La fundación fue constituida por Jaime Planas, pionero de la Cirugía Plástica y Reparadora en España, con el deseo de devolver a la sociedad toda la confianza y el apoyo que los pacientes depositaron en su trabajo a lo largo de su carrera.

Desde 1998 la fundación, en colaboración con Amref, trabaja en el proyecto África ofreciendo atención médica en los países del África subsahariana y proporcionando atención quirúrgica a pacientes con malformaciones congénitas, quemaduras, heridas causadas por animales salvajes o por accidentes de coche.



El cirujano plástico Daniel García Aparicio ha estado en la zona atendiendo durante ocho días a 43 pacientes. La mayoría de ellos necesitaban la atención de un cirujano plástico a causa de las graves lesiones que presentaban. Finalmente, once de los pacientes fueron operados. Los demás tuvieron que ser descartados a causa del bajo nivel de hemoglobina y por los efectos del paludismo.

La mayoría de los enfermos atendidos eran niños con importantes quemaduras, malformaciones congénitas y secuelas de heridas provocadas por accidentes, traumatismos infecciones y tumores.

Peligro diario

Según el Dr. García Aparicio, muchas de las enfermedades se producen de modo accidental porque las mujeres tienen la costumbre de cocinar en la calle, en recipientes de latón y con líquidos altamente inflamables. Respecto a las malformaciones, el elevado número se debe sobretodo a la pobreza nutritiva, la consanguinidad y la ingesta de productos tóxicos.



La Fundación Jaime Planas es una organización benéfica de carácter privado, con sede en Barcelona, que inicia sus actividades en 1990.

El trabajo conlleva muchas horas de viaje y esfuerzo para proporcionar atención especializada a los pacientes ingresados en hospitales remotos. Además de intervenciones quirúrgicas, los cirujanos imparten clases y conferencias al personal sanitario de estos hospitales.

El sistema creado por la fundación ha permitido ayudar a personas que sufren problemas físicos y psicológicos que, por motivos económicos, no pueden acceder a éste tipo de tratamiento o de cirugía. Actualmente tan sólo son atendidas un 10 por ciento de las intervenciones quirúrgicas que se estiman necesarias en el África del Este.